Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Deportes

Un juego inolvidable

El pueblo quedó vacío. Por más de dos horas, todo Aguadulce hizo un alto en sus actividades, para apoyar a un equipo de jugadores de ent...

El pueblo quedó vacío. Por más de dos horas, todo Aguadulce hizo un alto en sus actividades, para apoyar a un equipo de jugadores de entre 11 y 12 años, que llegaron al campo de juegos con el sueño de viajar a Estados Unidos, para representar al continente en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

No comenzaron ganando. Estuvieron siempre abajo en el marcador. Hubo, sin embargo, una serie de factores que suelen aparecer, que no se aprecian a simple vista, pero que se respiran en el ambiente de un partido de béisbol: el deseo de ganar.

Esa fue la diferencia. Tal vez la única. Panamá siempre quiso ganar. Y no es porque Venezuela quisiera perder. Fue todo empuje y coraje, a la hora buena... a la hora de la verdad.