Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Deportes

La odisea de Río de Janeiro

PANAMÁ. Fueron días de incertidumbre y momentos de profundo desasosiego los que vivieron las nueve personas que viajaron el 4 de mayo de...

PANAMÁ. Fueron días de incertidumbre y momentos de profundo desasosiego los que vivieron las nueve personas que viajaron el 4 de mayo de este año a Río de Janeiro, Brasil, para combatir en el torneo Pre Olímpico de boxeo aficionado.

Las dificultades comenzaron apenas la delegación, formada por seis boxeadores, dos entrenadores y un delegado, pisaron tierras cariocas.

EL INFORME

La Estrella tuvo acceso al informe oficial presentado por Héctor Ariel Echeverría, quien fue uno de los entrenadores que viajó con los boxeadores nacionales.

La historia que cuenta Echeverría, previa al tratamiento de los aspectos técnicos de la participación de los púgiles panameños, advierte una serie de hechos que el entrenador califica como ‘bochornosos e inadmisibles’.

Según el relato del entrenador, la delegación llegó a las 3:00 am del viernes 4 de mayo a Río de Janeiro y se esperaba que llegaran al hotel que se les había designado... allí empezó la odisea.

NEGLIGENCIA

Daniel Pérez, jefe de la delegación panameña, acudió en compañía de Echeverría a verificar que todo estuviera en orden. La sorpresa fue mayúscula, pues no se había hecho efectivo el pago de 5 mil dólares de inscripción de la delegación panameña.

‘Le comunicaron a Daniel (Pérez) que teníamos que cancelar a más tardar esa misma tarde, y si no, tendríamos que abandonar el hotel y no participaríamos en la competencia’, relata el entrenador panameño.

Todo eso, indicó, ‘nos cayó como un balde de agua fría’.

Los encargados de la delegación llamaron a Panamá para ver qué había sucedido.

El informe destaca que se había producido ‘una equivocación en la convocatoria’.

Mientras todo eso sucedía, la alta dirigencia del boxeo aficionado de Brasil comenzaba a presionar para que se realizara al pago correspondiente, o los púgiles sencillamente no iban a competir y tendrían que dormir a la intemperie.

El relato del entrenador Echeverría se hace aún más crudo.

‘La delegación panameña no almorzó ni cenó, ya que como no habíamos pagado, se nos negó el alimento’, destacó.

HUMILLACIÓN

La delegación panameña recibió una nueva prórroga en el hotel, el cual debían abandonar antes de iniciarse el congresillo técnico del certamen Pre Olímpico.

‘Todos estábamos cansados, tanto física como sicológicamente’, asegura el informe del entrenador nacional.

Uno de los aspectos que llama la atención en el relato del entrenador nacional es la gestión que hizo la delegación panameña ante el presidente de la Confederación Americana de Boxeo Aficionado (AMBC, por sus siglas en inglés), Domingo Solano.

Tanto Echeverría como Pérez le explicaron al dirigente la situación, quien exclamó ‘cómo se van a equivocar así en Panamá, la convocatoria está clara’.

Por solicitud de los panameños, Solano comenzó una serie de gestiones. Permitió una llamada a Jesús Rosales, presidente de la Federación de Boxeo Olímpico de Panamá (Fedebop), para tratar de resolver la situación a través del Comité Olímpico de Panamá, el Comité Olímpico Internacional y la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA).

A todo esto, señala el informe, los atletas panameños, Juan Huertas (quien estará en los Juegos Olímpicos de Londres), César Rivas, Gilberto Pedroza, Jaime Arboleda, Amrit Herrera y John Rentería pasaban las de Caín.

‘A las 11 de la noche del 4 de mayo salimos a trotar y a tratar de hacer algo, ya que no habíamos hecho nada en todo el día; estábamos todos cansados, con hambre y desanimados por todo lo que había pasado’, señala el reporte oficial.

No fue si no a la una de la mañana del sábado 5 de mayo, cuando se informó que los púgiles panameños podrían estar en la competencia.

DURAS CRÍTICAS

En la parte final de su informe, el entrenador Echeverría calificó lo sucedido como una ‘falta que comete aquel dirigente de la federación que recibe las encomiendas y los correos de parte de la AIBA, en este caso, el sr. Secretario.

Echeverría responsabilizó a Marcos Rosas de la negativa situación que afrontó el equipo panameño en este certamen, señalando que ‘puso a pasar un mal momento a la delegación. Prácticamente, nos mandó a pasar pena y trabajo. Para mí, esto influyó mucho en el rendimiento de los muchachos, ya sea en el aspecto físico, como en el sicológico’.

El entrenador advierte que tras lo ocurrido han quedado muchas dudas.

‘Ellos solos (los dirigentes) tienen acceso a los correos y divulgan lo que les conviene, y el resto de las cosas que deben saber el resto de la directiva de la federación, se las reservan’, destaca.

Finalmente Echeverría, quien entregó su informe a consideración de la Junta Directiva y la Comisión Técnica de la Fedebop, hace énfasis en que ‘estas malas prácticas deben parar, para un mejor camino del boxeo olímpico panameño’.

MUTIS

Pese a reiterados llamados a su número celular, no fue posible contactar al señor Jesús Rosales, quien era el presidente de la Fedebop en el momento que se produjo esta situación.

El pasado 1 de julio, Rosales y Marcos Rosas, secretario del organismo boxístico, fueron expulsados en una asamblea celebrada en Aguadulce.

El Comité Olímpico de Panamá dijo que respaldaría la gestión de Rosales y Rosas, al parecer, sin conocimiento de la existencia de este informe del entrenador Echeverría.

La semana pasada, un grupo de dirigentes, encabezados por el Dr. Tomás Cianca, presidente de la Fedebop tras la asamblea del 1 de julio, entregó la documentación de lo actuado en aquella reunión a Boris Corcho, director de Asesoría Legal del Instituto Panameño de Deportes.