Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Deportes

Londres palpita

LONDRES. Una ciudad cosmopolita que no necesita presentación pero que tiene la tarea de levantar el ánimo nacional y mundial en medio de...

LONDRES. Una ciudad cosmopolita que no necesita presentación pero que tiene la tarea de levantar el ánimo nacional y mundial en medio de una dolorosa recesión económica inaugura los Juegos Olímpicos de 2012 con una ceremonia que se avizora espectacular.

Pese a las expectativas de una fiesta maravillosa, Londres tiene un desafío mayor: que la ceremonia de hoy sea tan memorable como la realizada hace cuatro años en un Beijing dispuesto al derroche, y en un mundo que tenía entonces menos preocupaciones económicas y que quedó asombrado.

La capital británica se distinguirá. Como ha ocurrido a lo largo de siglos, hará algo distinto.

En Beijing, la inauguración incluyó a 2 mil 8 personas que tocaron los tambores, en referencia al año en que se realizaron aquellos juegos. Destacó también el encargado de encender el pebetero, quien pareció flotar por encima del estadio conocido como el Nido de Pájaro.

Londres exhibirá 70 ovejas, 12 caballos, 10 pollos y nueve gansos seleccionados por el cineasta galardonado con el Oscar Danny Boyle, además de la friolera de 10 mil personas, entre actores, bailarines y trabajadores, para desplegar una visión dinámica, humorística y vibrante de lo que se considera típicamente británico, así como de la historia y futuro del país, frente a un público que seguramente llegará a millones de televidentes.

La capital británica no es la misma ciudad de hace siete años, cuando le fue otorgada la sede de los juegos. Su serenidad y confianza han quedado estremecidas por los disturbios del año pasado y por los atentados terroristas que mataron a 56 personas apenas un día después de que su candidatura olímpica resultó triunfadora sobre la de París, en 2005.

En Londres, los Juegos Olímpicos encuentran una metrópolis extensa y de inmenso valor histórico, que vive y respira el deporte, y que tiene quizás una población más globalizada y diversa que cualquier otra ciudad del planeta, pero que aún goza y necesita la atención que generan los Juegos para garantizar su futuro como una de las capitales mundiales.

Para reflejar el significado de Gran Bretaña, incluso con algunos de sus defectos, Boyle ha recurrido a todo: desde William Shakespeare hasta la cultura pop, la literatura, la música y las fuentes de inspiración que no sólo seducirán a los ‘anglófilos’, sino a la gente de cualquier país.