Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Deportes

Ahora viene lo más difícil

PANAMÁ. Panamá cumplió con el objetivo de clasificar a la ronda hexagonal de la Concacaf, pero no hay que perder de vista que la verdade...

PANAMÁ. Panamá cumplió con el objetivo de clasificar a la ronda hexagonal de la Concacaf, pero no hay que perder de vista que la verdadera misión es llegar por primera vez a un Mundial de fútbol.

El técnico Julio César Dely Valdés está consciente de eso y advierte que ahora viene lo más difícil

Ayer, al llegar al aeropuerto de Tocumen, una de las cosas más importantes que señaló el técnico, es que desde hoy mismo se reunirá con su cuerpo técnico para analizar a los rivales y la posible convocatoria de nuevos jugadores.

A pesar de que el timonel del equipo nacional señaló que Panamá fue el mejor de su grupo, y que logró vencer a todos sus rivales, también admitió que el equipo debe mejorar en muchos aspectos, si quiere calificar al Mundial carioca.

Desde el instante que culminó el partido contra Cuba, Panamá quedó oficialmente clasificado, y las autoridades del fútbol nacional comenzaron a trabajar pensando en el calendario del hexagonal.

Una comitiva de la Fepafut, encabezada por su presidente Pedro Chaluja, se trasladará hoy a Miami para negociar el calendario mañana viernes, junto con los dirigentes de los otros cinco países clasificados.

Chaluja, en declaraciones al programa Tiempo Extra de RPC Radio, señaló que hay que mirar bien, porque lo ideal sería comenzar jugando en casa y terminar el torneo en casa.

‘Si no nos podemos poner de acuerdo, entonces la Concacaf establecerá un nuevo sistema e iremos a un sorteo para establecer el calendario’, señaló Chaluja.

El jerarca del fútbol nacional, cree la Concacaf terminará sorteando el calendario, pues selecciones como las de México y Estados Unidos van a querer imponer su sistema.

Si eso es así, y la Concacaf se decide por el sistema de sorteo para establecer el calendario, el mismo se realizaría el 7 de noviembre.

A parte de jugar la ronda hexagonal el próximo año, la selección nacional tendrá que cumplir con otros torneos internacionales como la Copa Centroamericana y si clasifica, entonces deberá afrontar la Copa de Oro de Estados Unidos.

Dos torneos ideales para probar jugadores.

ANALIZANDO A LOS RIVALES.

Luego de una complicada tercera fase clasificatoria, las aguas volvieron a su nivel y los grandes equipos de la Concacaf, lucharán una vez más por tres boletos directos al Mundial y un repechaje.

De los cinco equipos clasificados, Panamá es el único que nunca ha asistido a un Mundial.

México, que ha jugado 14 Mundiales, luce como el favorito para obtener uno de los tres boletos directos.

Bajo la dirección del técnico José De La Torre, los mexicanos se pasearon en el grupo B y clasificaron de forma invicta con 18 puntos.

El otro equipo que avanzó en ese grupo fue Costa Rica, que tuvo que sufrir hasta la última fecha para asegurar su boleto con 10.

Con la dirección del colombiano del colombiano Jorge Luis Pinto, el equipo de Costa Rica tuvo que remar contra la corriente para asegurarse un boleto.

Los ‘ticos’ aspiran a jugar su cuarta Copa del Mundo, tras haber asistido a Italia 1990, Corea Japón 2002 y Alemania 2006.

Tal como se esperaba, Estados Unidos fue el primero en el Grupo A con 13 puntos.

Si bien es cierto, el equipo que dirige Jurgen Klinsman calificó sin problemas, demostró que es vulnerable y prueba de ello fue la derrota que sufrió ante Jamaica.

Precisamente fue ese triunfo el que le permitió a Jamaica capturar el segundo puesto.

Los ‘Reggae Boyz’ aspiran a llegar a su segunda copa del mundo, bajo la dirección del técnico Theodore Whitmore.

Honduras, que terminó líder del grupo C, hizo lo justo para alcanzar el boleto en los dos últimos partidos.

El colombiano Luis Fernando Suárez parece haber encontrado ya, la fórmula efectiva en el equipo ‘catracho’.

Honduras, que jugó la copa del mundo de 1982 y la de Sudáfrica 2010, vino de menos a más para segurar su presencia en la hexagonal.

Lo mismo hizo el equipo de Costa Rica.

Lo importante es que Panamá ha demostrado que le puede ganar a selecciones como la de Estados Unidos y Honduras, incluso, en su propia casa.