Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Deportes

Prioridad 2013, rescate del Baloncesto

A ntes de abordar el tema de hoy, considero de urgencia, hacer la siguiente observación al presidente electo del Comité Olímpico de Pana...

A ntes de abordar el tema de hoy, considero de urgencia, hacer la siguiente observación al presidente electo del Comité Olímpico de Panamá, Lic. Camilo Amado, que según el Artículo 10º de los Estatutos vigentes del COP, debe tomar posesión la 1ª quincena del mes de enero 2013, para que proceda a la corrección, pero ya. El sitio web del COI, ahora registró el nombre de Camilo Amado como presidente, y el de Ricardo Sasso ‘SG’; no obstante, mantiene el correo electrónico del COP de Miguel Sanchíz Jr. conpanama@conpanama.org, y el teléfono y fax de la oficina en el Edificio Fenacota, 507-260-4652, Fax 507-260.9434. De no hacerlo, se pueden ‘perder’ de todo.

Ahora al tema de hoy, confieso que me siento con una deuda moral de iniciar una cruzada, para el rescate del baloncesto, porque el presidente de la Federación Panameña de Baloncesto, (FEPABA), Miguel Sanchíz Jr., actúa como si hubiese tenido un ‘mandato divino’, de dirigir este deporte en forma vitalicio. Pese a su fracaso, ha recurrido a toda clase de argucias para permanecer en la presidencia: Hay dudas sobre la legitimidad de su reelección en 2010. Con el apoyo de su amigo, y ‘SG’ de FIBA América, Alberto García, legitimó su acto eleccionario.

Muchos no lo saben, pero mi primera lucha para rescatar el baloncesto, fue durante la presidencia de la FEPABA, dirigida por Víctor Raúl Vásquez, cuando aún no había incursionado al periodismo deportivo con su reputado programa radial Síntesis Deportiva. Manejaba el baloncesto en forma dictatorial, y apegado a turismo deportivo. Fue intenso, pero con la tenacidad, se logró el objtivo que fue su separación permanente de la dirigencia de este deporte. Así el baloncesto empezó un nuevo capítulo de bonanza y crecimiento con dirigentes de la estatura de entonces teniente Coronel Luis Segura, Jaime Velez, Rodolfo ‘Fifi’ Tom, Agustín, Díaz, Eugenio ‘Yuyín’ Luzcando, Cecilio Williams, y otros que mantuvieron este deporte en el sitial que se merecía. Aunque fue bajando en mi opinión, la calidad de la dirigencia después de la época de Agustín Díaz; no obstante, continuó siendo bastante aceptable en la era de Ricardo Dicky Paredes, Hernando Arroyo, ‘Monón’ Cedeño, etc. Desafortunadamente, y a partir de 1998, Miguel Sanchíz Jr., fue elegido presidente de la FEPABA, hasta la fecha. Viendo la realidad del baloncesto, está en su más bajo nivel. No existen ligas activas en las distintas provincias; el baloncesto juvenil y femenino y ni hablar del mini-baloncesto, están en el abandono. Se improvisa lo que se llama Circuito Superior de Baloncesto. Todo se circunscribe alrededor de manejarse con personas que lo mantienen al tanto de canasteros nacidos en el exterior, pero de padres panameños, para improvisar a la ligera, una selección.

En la actualidad existen dos Federaciones, en donde ninguna consulta los mejores intereses del baloncesto.

Su último acto de desesperación, fue que en secreto cambió el nombre de FEPABA bajo el cual ha estado registrado nuestro baloncesto desde su afiliación en la FIBA en 1958, Federación Panameña de Baloncesto, a una en el idioma inglés: ‘Basketball Federation of Panama’. Esto desde luego viola el Artículo 12.8 de la Ley Nº 50 que rige el deporte en el país, sobre la Personería Jurídica que Pandeportes otorga a las Federaciones y Asociaciones.

Opino que Miguel Sanchíz Jr, carece de estos 4 ingredientes que necesita un buen dirigente deportivo para alcanzar el éxito: 1), escuchar correctamente, 2), responder sabiamente, 3), ponderar prudentemente, y 4), decidir imparcialmente. La ausencia de estas cualidades le ha dado a Sanchíz Jr., esa apariencia de ser tan solo un dirigente de baloncesto de ‘chequera’, ignorando que tiene que fomentar su deporte, y no depender de canasteros, no importa que no hablen español, con tal que clasifican como panameños basado en la Constitución. Es hora de un cambio. Tome nota. Así es.

COCTEL DEPORTIVO