Temas Especiales

30 de May de 2020

Deportes

Categórico triunfo fuera de frontera

PANAMÁ. Juan Pablo Céspedes Pérez, oriundo de Bogotá, Colombia, tuvo gran apego a los caballos fina sangre de careras por tradición, tod...

PANAMÁ. Juan Pablo Céspedes Pérez, oriundo de Bogotá, Colombia, tuvo gran apego a los caballos fina sangre de careras por tradición, toda vez que su padre se agitaba en como preparador en el desaparecido HipoTecho del país suramericano.

Su afición a los equinos fue tal que luego de terminar su bachillerato en el Colegio Washington School de la capital colombiana, se inscribió en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de La Salle, donde fue admitido y en la que se graduó de médico veterinario en 1993.

A la muerte de su padre Lisandro Céspedes, el 14 de agosto de 2004, quedó al frente de su cuadra y los propietarios de caballos le dieron su voto de confianza para que continuara entrenando estos pura sangre.

En Colombia triunfó en muchas carreras, destacándose como figura semanal por sus repetidas victorias. Ganó la Copa Criadores Clásica con el tres añero ‘Picarito’, hijo de ‘Election Day’ en ‘Poseída’ por ‘Máximus’.

Mantuvo en gran estado a los equinos que se encontraron bajo su cuidado, especialmente a ‘Memorial Day’ y ’Cobra Real’, que por sus brillantes presentaciones lograron sus clasificaciones para viajar a Puerto Rico a la serie caribeña del 2004.

Céspedes ya tenía experiencia en dicho torneo regional, toda vez que la primera salida fue en 1995 cuando asistió al Clásico del Caribe acompañando a su padre que entrenaba al potro Savage, lo hizo como veterinario del representante colombiano.

ÉXODO A SUELO PANAMEÑO

Céspedes, que se encontraba brindando sus servicios profesionales en su país de origen en el hipódromo Los Comuneros a la cuadra representativa del Criadero La Isla, se vio obligado a abandonar su terruño a mediados del mes de marzo del 2008, debido la negativa gubernamental al Hipódromo frente a la solicitud de una licencia provisional para la explotación de las apuestas.

Esta situación obligó a la salida de la caballada y un éxodo de profesionales de la actividad hípica colombiana, la cual le puso fecha de vencimiento a la plaza hípica que se creía era el ‘escenario de la nueva hípica’.

En el año 2008, Juan Pablo Céspedes tramitó y consiguió su licencia como preparador en el Presidente Remón, el hipódromo de la capital istmeña, conocido en el ámbito hípico universal como la ‘cuna de los mejores jinetes del mundo’.

De modo que Céspedes inició su campaña en Panamá con la cuadra de los caballos del criadero La Isla en el 2008, en una corta actuación de solo 32 caballos ensillados, de los cuales cinco cruzaron la meta por delante de sus rivales.

Acoplándose al ritmo de su nuevo escenario en los años 2010 al 2012 pasa los cuarenta ganadores por temporada, logrando registrar su nombre en las estadísticas de los mejores diez preparadores del Hipódromo Presidente Remón.

El renombrado preparador de cinco años de campaña en el óvalo juandieño, a través de sus conocimientos ha dejado huellas de su gran sapiencia, siendo de vital interés para la actividad hípica panameña.

Con infinidades de caballos bajo su cuidado en Panamá, se destacó con los colombianos ‘Potente’ y ‘Alicante’, los que doblegaron a rivales de altas clasificaciones.

Su momento más triste fue en el mes de abril del año pasado, cuando le asesinaron a su pupila colombiana ‘María Callas’, luego de lograr tres triunfos consecutivos, agresión repudiada por todos los gremios hípicos.