Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Deportes

Hípica pide a gritos nuevas pesebreras

Una de la quejas más acentuadas por los inversionistas hípicos ha sido la falta de un número mayor de establos en las instalaciones del ...

Una de la quejas más acentuadas por los inversionistas hípicos ha sido la falta de un número mayor de establos en las instalaciones del Hipódromo Presidente Remón, la cual ha incidido en una disminución de la importación de caballos de carreras que serviría para reemplazar a la detereorada población existente que semanalmente afronta la difícil tarea de correr cartillas tras cartillas sin descanso alguno.

Sabemos que en Panamá esta es la única actividad deportiva que no se detiene en las 52 semanas del año, motivo por el cual es de forzosa necesidad hacer lo posible para poder suplir a estos artistas, que aunque son bestias, también sufren el deterioro físico por ser seres vivientes que merecen compasión.

Hay que observar nada más el programa oficial de carreras y se podrá apreciar en el récord de muchos ejemplares que sus extensas campañas superan ampliamente los 150 salidas a la pista, sin que a la fecha nadie se importe por el futuro de cada uno de ellos, ni aún sabiendo de antemano que su actividad como corredores activos haya culminado mucho tiempo atrás.

La limitación de obtener pesebreras se acentúo, cuando desde el pasado mes de octubre la Administración del Hipódromo Presidente Remón emitió un comunicado donde se informaba que a petición de los gremios hípicos estaban suspendidas las entradas al área de los establos a ejemplares provenientes de los países que pertenecen a la Confederación Hípica del Caribe, prohibición que estaría vigente durante los meses de octubre, noviembre, diciembre y enero de 2013.

Los regentes del Hipódromo Presidente Remón alegaban que dicha medida estaba basada en las reglamentaciones vigentes, dada la necesidad de suplir la escasez y a la llegada de las nuevas piezas procedentes de los diferentes establecimientos de crianza nacionales que durante el periodo realizaban sus respectivas subastas públicas.

Como quiera que sea, actualmente las diferentes organizaciones de dueños de caballos han expresado a la empresa operadora del Hipo Remón la imperiosa necesidad de construir nuevas pesebreras, clamor que día a día se oye por los corrillos del HPR por toda la familia hípica. Aunque siempre han existido también algunos propietarios, que debido a sus status social y económico han construido sus propias caballerisas con grandes inversiones, es una obligación de la empresa operadora su mantenimiento, reparación y construcción.

PERIODISTA