Temas Especiales

22 de May de 2022

Deportes

El arbitraje no cambió

Clos Gómez se apuntó a la moda de dejar jugar y no pitar ni una falta, lo cual es aplaudido desde muchos tendidos como el último grito e...

Clos Gómez se apuntó a la moda de dejar jugar y no pitar ni una falta, lo cual es aplaudido desde muchos tendidos como el último grito en moda colegial.

Pero cuando "dejar jugar" significa que se admite el choque entre unos tíos que miden 1,80 de media y otros que rondan el 1,70, me parece a mí que la cosa es bastante injusta.

Y como determinados jugadores ven que hay barra libre, pasa lo que pasa.

En un partido de exquisita deportividad, al Madrid le pitaron 19 faltas. Si Clos dejó jugar, es que los blancos rondaron las 40. Y vaya si las rondaron.

Menudo chollito para los Arbeloas, Xabis y Essienes, esto de los árbitros Premier.

La diferencia es que hoy los llantos no se oyen por toda la ciudad, como en aquellos famosos "otra ves con dies", estrategia de marketing tan calculada como bochornosa.

Parece que en el Barça, salvo alguno que se calienta, han optado por ser unos hombrecitos. Si les dan estopa, vuelta a buscar el balón y a seguir jugando.