Temas Especiales

29 de May de 2020

Deportes

Ecuador lloró al ‘Chucho’ Benítez

ECUADOR. Una multitud afligida despedía este viernes al delantero internacional ecuatoriano Christian Benítez, quien murió el lunes a ca...

ECUADOR. Una multitud afligida despedía este viernes al delantero internacional ecuatoriano Christian Benítez, quien murió el lunes a causa de una letal falla coronaria, según confirmó una nueva autopsia realizada a su llegada a Quito desde Catar.

‘Tenía un problema en su arteria coronaria, estaba destinado a morir, y (la falla) sólo se podía detectar después de muerto, con la autopsia’, declaró a la prensa Luis Chiriboga, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

El atacante de la selección ecuatoriana, de 27 años, falleció tras su debut con el club catarí Al Jaish el domingo.

Benítez, campeón con el América de México y máximo artillero de la liga mexicana en la pasada temporada, se quejó de fuertes dolores abdominales y fue trasladado a un hospital donde falleció.

La familia sospechaba que el jugador no había recibido atención médica oportuna, pese a que el club catarí informó que su deceso se produjo a causa de una insuficiencia cardíaca.

A su llegada la madrugada de este viernes, el cuerpo fue sometido a una nueva autopsia por exigencia de la familia.

El resultado reveló que Benítez sufría un problema coronario que lo tenía ‘destinado a morir’ en un ‘día más, dos días más, un mes más’, afirmó Chriboga.

El avión con los restos del jugador aterrizó procedente de Doha en el aeropuerto de Tababela, a 20 km de la capital.

Carros de bomberos lanzaron chorros de agua sobre la aeronave en señal de bienvenida, mientras fuera de la pista las personas, desafiando las bajas temperaturas, se agolparon para seguir de cerca el descenso del ataúd. ‘Chucho’ siempre estarás en nuestros corazones!’, gritaban aficionados arropados con banderas de El Nacional, el club quiteño en el que el goleador de la selección inició su carrera en 2004.

El féretro con la bandera de Ecuador fue trasladado en un carro fúnebre y escoltado por decenas de vehículos y policías motorizados.