Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Deportes

La Liga de España está al rojo vivo

MADRID. E Barcelona y Atlético de Madrid no pasaron del empate 1-1 en sus respectivos partidos el domingo y sus inesperados resbalones d...

MADRID. E Barcelona y Atlético de Madrid no pasaron del empate 1-1 en sus respectivos partidos el domingo y sus inesperados resbalones dieron más aliento al perseguidor Real Madrid al inicio de la segunda vuelta del campeonato.

La vigésima fecha dejó al Barça líder con los mismos 51 puntos que el Atlético pero mejor diferencia de goles, mientras que el Madrid, vencedor el sábado por 5-0 sobre el Betis, rebajó por segunda semana consecutiva su desventaja y quedó con 50 en el tercer lugar.

El Barcelona igualó en cancha del Levante, y el Atlético no pudo imponerse de local ante el Sevilla.

Los dirigidos por el argentino Diego Simeone fueron líderes virtuales durante 55 minutos: los que separaron el gol inicial de David Villa (18), de la igualada de penal de Ivan Rakitic (73) por el Sevilla, que marcha séptimo.

El Atlético no manda en solitario desde septiembre de 2010 y la liga española no ha tenido otro puntero fuera de Barça o Madrid desde que el Levante dio la sorpresa en octubre de 2011.

El 1-1 contra Levante fue también el segundo empate seguido en liga del equipo de Gerardo Martino.

‘No fue el día de la definición. No es el resultado que queríamos pero empatar así no preocupa: con este juego, de diez partidos ganamos nueve’, sostuvo el técnico rosarino, mientras su compatriota Lionel Messi consideró que ‘hicimos todo lo posible para ganar pero faltó suerte’.

Loukas Vyntra puso en ventaja al Levante con un gol de cabeza a los 10 minutos y Gerard Piqué (19) niveló por el Barsa, que jugó sin el lesionado Neymar y vio como Messi disputó la totalidad del partido, aunque fuera incapaz de añadir a su cuenta goleadora.

El cuadro ‘granota’, que fue vapuleado 7-0 por los de Martino en la jornada inaugural de la presente campaña, planteó un choque con atención al detalle, marca férrea sobre Messi y pocos complejos en ataque.

Los locales gestionaron el balón con criterio y se emplearon a fondo en la presión ante un Barça demasiado descuidado, sobre todo en el arranque.

Apenas transcurrieron 10 minutos cuando el conjunto local forzó un tiro de esquina y el griego Vyntra castigó la endeblez defensiva del equipo de Martino cabeceando con potencia y colocación el 1-0, elevándose por encima de Piqué y Cesc Fábregas y ubicando el balón lejos del alcance de Víctor Valdés.

Batido el arco azulgrana por primera vez en 2014, el Barça se congratuló de la casi inmediata redención de Piqué en área contraria, donde el central también se benefició de un error de marcaje a balón parado para igualar la contienda.