Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Baloncesto

Una pileta que está por secarse

La tirantez entre Pandeportes y la FINA puede llevar este deporte a una suspensión internacional, tal como le sucedió al baloncesto

En febrero del año 2013, la Federación Panameña de Baloncesto fue suspendida por la federación internacional de este deporte (FIBA).

Los equipos nacionales panameños, clubes en incluso los árbitros con gafete FIBA, no podían participar en ninguna competencia internacional.

‘El Secretario General de FIBA, Patrick Baumann, comunicó la decisión de suspender a Panamá, ‘debido a los innumerables problemas que se viven desde hace varios años debido a conflictos de intereses entre dos directivas que manifiestan ostentar la misma autoridad', señaló el comunicado emitido por FIBA en ese momento.

El organismo designó a Alberto García para encargarse de supervisar la restructuración de la Federación Nacional en Panamá (FEPABA), ‘asegurando la elección democrática de todos sus miembros, para lograr su restablecimiento en FIBA lo antes posible'.

Todo esto sucedió, y ya es parte de los hechos que han sucedido en la dirigencia del deporte panameño; pero parece que, como reza un viejo adagio, ‘la historia se repite en espiral'.

LA MISMA SITUACIÓN

Lo que ocurre en la natación panameña en estos momentos, es la misma película de terror que sumió al baloncesto nacional en un oscuro sótano.

Franz Wever (padre) goza del reconocimiento, reiterado, del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), tras las elecciones celebradas el pasado mes de marzo; mientras que Carlos Castillo es considerado ‘presidente interino' de la Federación Panameña de Natación (FPN), para la federación internacional de este deporte (FINA).

El pasado 18 de septiembre, en Lausana, Suiza, se efectuó una reunión en la que podría haberse puesto término al litigio; sin embargo, después de un encuentro entre las partes, parece que la solución al conflicto se ha diluido.

LA FAMOSA MINUTA

Del encuentro entre las partes representadas en esta reunión, presidida por la señora Margo Mountjoy, representante de la FINA, y con la ausencia del director de Pandeportes, Roberto Arango, se desprenden algunos criterios importantes.

Ambas partes; es decir, Massiel González, directora de Asesoría Legal de Pandeportes, Franz Wever, Carlos Castillo y Damaris Young, abogada y representante legal de Castillo, establecieron los criterios para ‘la elegibilidad de los clubes para votar', de acuerdo con el artículo 48 de los estatutos vigentes de la FPN.

Se reconoció la existencia de cinco ligas provinciales: Chiriquí, Colón, Herrera, Veraguas y Panamá, cuyos clubes afiliados, para poder votar, debían tener al menos 12 atletas registrados, una piscina de entrenamiento y un entrenador, oficialmente reconocido por la Comisión Técnica de la federación.

Basado en ese criterio, a nivel nacional, se terminó la existencia de 14 clubes hábiles para votar; y otros seis que no cumplían los requisitos.

Pandeportes propuso tomar en cuenta dos clubes: Lefevre y Escorpiones; pero ninguno de los dos llenó los requisitos para ser tomado en cuenta.

ELECCIÓN O SANCIÓN

La FINA no avaló la elección de Franz Wever, en la elección del 20 de marzo pasado, y ‘recomendó' celebrar nuevas elecciones ‘antes del 30 de noviembre de 2015'.

Ante esto, Pandeportes reiteró la validez de la elección de Wever, señalando mediante nota a la FINA, que la reunión del pasado 18 de septiembre ‘ha debido ser' entre FINA y Pandeportes, ‘solamente'.

Esto deja a la natación, sus atletas, oficiales y entrenadores en la misma situación que estuvo el baloncesto hace solo un par de años, expuestos a una sanción internacional que les impida competir fuera del país, teniendo a los Juegos Olímpicos del próximo año en Río de Janeiro como evento deportivo inmediato.

Las partes que tomaron parte en la reunión acordaron enviar sus comentarios y observaciones a lo señalado por la FINA, antes de este jueves 1 de octubre.

Cabe destacar que durante este encuentro no efectuó una revisión de las regulaciones establecidas y relacionadas con el proceso electoral en la natación.

No hubo firma de acuerdo, pues el punto no fue discutido por la partes.