24 de Feb de 2020

Baloncesto

La gran sorpresa que dio Villanova en el ‘Final Four'

Ni la presencia de Michael Jordan pudo lograr que North Carolina superara a sus contrarios

Michael Jordan estuvo presente. Se presagiaba una victoria de su alma mater colegial, North Carolina, y la captura del título nacional del balocesto universitario de los Estados Unidos.

Parecía un escenario perfectamente montado; pero el destino, las circunstancias y la suerte también tenían un partido por jugar, y dijeron la última palabra.

Un milagroso canasto de tres puntos de Kris Jenkins al expirar el tiempo le dio a Villanova Wildcats el triunfo sobre Carolina del Norte con marcador de 77-74 en la Final Four, para su segundo título nacional del baloncesto universitario (NCAA).

El encuentro final universitario, conocido como la ‘locura de marzo' en Estados Unidos, es siempre uno de los eventos deportivos de mayor ránking televisivo en el país.

Fue una final palpitante, que parecía dirigirse a tiempo extra después de que el base de Carolina Marcus Paige encestara un triple para empatar el partido.

Phil Booth anotó para Villanova 20 puntos, mientras que Ryan Arcidiacono intervino con 16, mientras que Jenkins terminó con 14 y Josh Hart con 12 unidades.

Villanova obtuvo así su primer título desde 1985.

PHIL BOOTH,
JUGADOR DE VILLANOVA

‘Ha sido una jornada muy emocionante, y salir ganando es lo mejor de todo esto, sin duda alguna'

En las semifinales de la Final Four, jugadas el sábado también en Houston, Carolina del Norte dominó a Siracusa, el invitado sorpresa de esa ronda, con marcador de 83-66 gracias a 16 puntos y nueve rebotes de su jugador estrella Brice Johnson.

Villanova, por su parte, lo ganó por segunda vez después de 1985, cuando sorprendieron a todos en la final contra el favorito Georgetown, que tenía en sus filas al entonces futuro astro de la NBA el jamaiquino Patrick Ewing, ya retirado.

La diferencia esta vez fue que todo giró el torneo a la presencia de Jordan en el escenario de competencias, quien en 1982, llevó a North Carolina a la conquista del campeonato nacional universitario, en un equipo donde compartía el protagonismo con otra estrella en ascenso, James Worthy.

Villanova no perdió la compostura, y trabajó la victoria con ahínco para liquidar a los ‘Tar Hells', que esperaban celebrar su sexto campeonato, negado gracias a una canasta milagrosa y al tesón de un equipo que no bajó los brazos en ningún momento y completó una de las actuaciones más destacadas de los últimos años en la NCAA.