Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Béisbol

¡Devolvieron el golpe...!: serie igualada y misión cumplida

Los equipos dividieron honores y dieron espectáculo en el Rod Carew.

Los Yankees de Nueva York vencieron 7-0 ayer a los Marlins de Miami, para dejar igualada a una victoria por bando La Serie de la Leyenda, jugada este fin de semana en el estadio Rod Carew. 


Una concurrencia cercana a los superior a los 22 mil espectadores no salió defraudada del coliseo de Cerro Patacón, observando una gran labor del abridor yanqui, CC Sabathia, quien no permitió carreras ni imparables en cinco episodios de trabajo monticular. 


CEREMONIA 


La serie de dos encuentros, dedicada a Mariano Rivera, tuvo su punto culminante cuando el ex lanzador de los Yankees cedió la esférica a Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán, cuatro veces campeón mundial de boxeo, para que hiciera el lanzamiento de honor. 


Durán agradeció el gesto y Rivera correspondió con aplausos. 


‘Ha sido una gran jornada’, destacó quien ha salvado más partidos que cualquier otro lanzador en las Grandes Ligas. 


EL JUEGO 


A diferencia del partido del sábado último, donde no pudieron conectar imparables ni anotar carreras, los Yankees tuvieron en el abridor CC Sabathia a un verdadero francotirador desde el montículo. 


El estelar zurdo mantuvo sin libertades a Miami durante cinco episodios completos, en donde enfrentó a quince bateadores, sin concederles imparables ni permitir, en sólida labor monticular. 


Solo un hombre le llegó a base, por error, y recetó cinco ponches. 


‘Sin duda, ha sido su mejor salida este año’, apuntó el mánagar yanqui, Joe Girardi al término del encuentro. 


Sabathia, ganador del partido, fue ayudado por los venezolanos Francisco Cervelli y Yanguervis Solarte y el boricua Carlos Beltrán, que sonaron imparables para traer carreras en el quinto episodio. 


La cereza del pastel la puso el dominicano Gary Sánchez, reemplazante de Derek Jeter en el juego, quien sacó la esférica en el noveno episodio con Antoan Richardson en los senderos. 


Fue el único cuadrangular que se conectó en la serie. 


Los Yanquis se sacudieron el partido sin carreras ni carreras del sábado, sonando 14 imparables, por solo uno del equipo de Miami. 


EL ESPECTÁCULO 


La sola presencia de Derek Jeter en la alineación yanquis en los dos partidos resultó uno de los grandes atractivos de la serie, donde asistieron 48 mil 708 fanáticos entre los dos partidos que se celebraron en el estadio de Cerro Patacón. 


Jeter fue ovacionado en cada aparición al bate y cuando anotó la segunda carrera de los Yankees, el Rod Carew lo volvió a premiar con aplausos. 


‘Es muy agradable saber que juegas como si estuvieras en casa’, dijo Jeter en rueda de prensa después del juego, refiriéndose al calor que recibió de la fanaticada panameña. 


Aunque no dio imparables en esta serie, Jeter recordó que sí la conectó cuando vino a Panamá para un juego de softbol de exhibición. 


Dijo que en Panamá, el béisbol es el deporte número uno y que se siente bien después de jugar esta serie. 


Jeter no quiso hablar de su retiro. ‘Estoy enfocado en esta temporada’, destacó. 


Además, David Robertson, quien será el que ocupará el puesto de Mariano Rivera como cerrador de los Yanquis de Nueva York, trabajó un episodio impecable.