Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Béisbol

Cuba abre su béisbol a grandes contratos

El mundo está abierto ahora para los buenos peloteros de la isla, que ya suenan para acuerdos multimillonarios con varios equipos

Cuba abre su béisbol a grandes contratos
Cuba abre su béisbol a grandes contratos

Un sismo causó en el mundo del béisbol cubano el contrato de cerca de un millón de dólares de Yunieski Gourriel con Yokohama Dena Baystars, como también el de un millón y medio de su compatriota Frederich Cepeda, con los Gigantes de Yomuiri, ambos equipos de la Liga Central japonesa.

Los fichajes son productos de la nueva política deportiva en Cuba, un país que eliminó el profesionalismo en 1961.

El antesalista cubano de 30 años comenzó bien en Japón; después de tres cotejos bateó para .417 con cinco hits, un cuadrangular y un doblete.

En tanto Cepeda ostentó un discreto .182 con 10 hits, 4 jonrones y 1 doble en 21 juegos.

Circulan versiones de que los clubes japoneses quieren contratar más cubanos, y la lista de los candidatos incluye astros como el pitcher novato del año Vladimir Gutiérrez, de 18 años, y los jardineros Yadiel Hernández y Yasmani Tomas.

Los peloteros cubanos que desertaron para jugar en Grandes Ligas firmaron contratos millonarios, como José Abreu, 68 millones con los Medias Blancas de Chicago, o Yasiel Puig, 42 millones con los Dodgers de Los Angeles, por mencionar algunos.

UNA OPORTUNIDAD

Para Lourdes Gourriel, padre de Yulieski, integrante del equipo Cuba campeón olímpico en 1992, es hora de cambiar de política en la isla como en Estados Unidos.

‘Esta puerta que se abre para el béisbol cubano era necesaria porque nosotros estábamos estancados... es hora también que se acabe el embargo y esas limitaciones a las contrataciones de los cubanos que viven en Cuba. El mejor béisbol del mundo es el de Grandes Ligas, todo beisbolista sueña con medirse allí, a Yulieski le gustaría, a mí me hubiera gustado en mi época’, apuntó el sobresaliente y retirado pelotero.

La contratación de los cubanos en activo en la isla por Grandes Ligas está sujeta a las leyes del embargo de Washington contra Cuba, que desde hace más de 50 años prohibe casi todas las transacciones comerciales con el país caribeño.

Cuba necesitó un permiso especial para participar en las tres ediciones del Clásico Mundial de Béisbol y la Serie del Caribe que organizan Grandes Ligas.