La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Béisbol

Cuando el deporte juega para la política

Todos ellos son jugadores cubanos que desertaron en distintos momentos para jugar en la MLB

El deporte se ha convertido en una herramienta diplomática en el inédito proceso de acercamiento que viven Cuba y Estados Unidos, cuyo colofón ha sido la visita a la isla que concluyó el martes último, del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Obama cerró su estancia en la isla al asistir con el presidente cubano, Raúl Castro, al partido de entre la selección nacional y el Club Rayos de Tampa Bay de las Grandes Ligas.

‘El juego ha contribuido a desarrollar las relaciones entre los dos países mediante el béisbol', dijo el comisionado de la MLB, Rob Manfred.

El encuentro fue el primero que jugará el equipo de Cuba con una novena de la MLB desde 1999, cuando los antillanos enfrentaron al club Orioles de Baltimore en un duelo de ida y vuelta, que concluyó con una victoria de visitante para cada uno.

HERRAMIENTA ÚTIL

En un nuevo contexto, deportes como el baloncesto y el fútbol han servido como vía para profundizar el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, dos países que en julio pasado restablecieron relaciones diplomáticas después de más de medio siglo de hostilidad.

El camino se abrió hace casi un año, en abril de 2015, cuando llegó a La Habana un grupo de jugadores estrellas de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, siglas en inglés) para ofrecer una clínica de entrenamiento a jóvenes, que incluyó a mujeres y hombres.

Los entrenamientos fueron dirigidos por el canadiense Steve Nash, recién retirado y en dos ocasiones el ‘jugador más valioso' de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA).

En aquel acercamiento, participó también el otrora centro congolés Dikembe Mutombo, recién elegido al Salón de la Fama del Baloncesto estadounidense, y la ex jugadora estelar Ticha Penicheiro de la WNBA (versión femenina de la NBA).

En aquella comitiva, encabezada por Mark Tatum, vicecomisionado de la NBA, viajó también el director técnico del club Utah Jazz, Quin Snyder, así como su homólogo del equipo Orlando Magic, James Borrego.

Participó también el asistente del conjunto Utah Jazz, Brad Jones, así como Don Showalter, entrenador para el desarrollo juvenil de la selección estadounidense.

Tras el baloncesto llegó el fútbol en junio pasado con un partido entre el Cosmos de Nueva York y la selección nacional de la isla, que cayó derrotada 4-1.

El encuentro en el estadio ‘Pedro Marrero' de La Habana fue presenciado desde las tribunas repletas con más de 20 mil espectadores por dos figuras de relevancia en el fútbol internacional.

Se trató de Edson Arantes do Nascimento, mejor conocido como ‘El Rey Pelé', así como el jugador español Raúl González, que en noviembre pasado se retiró como campeón en la Liga estadounidense.

Más allá de la creciente afición por el fútbol y de la afición al baloncesto, el béisbol es la pasión nacional.

Por ello tuvo tanta repercusión la visita en diciembre pasado de un grupo de jugadores destacados de la MLB, quienes impartieron durante tres días clínicas de entrenamiento infantil en dos estadios de la isla.

Formaron parte del grupo el jardinero de los Dodgers de Los Angeles, Yasiel Puig; el toletero de los Medias Blancas de Chicago, José Abreu; su compañero Alexei Ramírez; y el cachador de los Cardenales de San Luis, Brayan Peña.

Todos ellos son jugadores cubanos que desertaron en distintos momentos para jugar en la MLB.

La embajada deportiva la completaron el inicialista venezolano de los Tigres de Detroit, Miguel Cabrera; el dominicano de los Marineros de Seattle, Nelson Cruz; y el lanzador estadounidense de los Dodgers de Los Angeles, Clayton Kershaw. Desde que ese grupo estuvo en la isla se comentó sobre el interés de varios clubes estadounidenses por jugar en La Habana.

Hoy por hoy, el deporte mantiene su vigencia, como herramienta de paz y esparcimiento sano.

==========

‘Hablar el mismo idioma es hablar en el béisbol, sobre el terreno de juegos'

BARACK OBAMA

PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS