Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Béisbol

Todo lo que a usted le gusta de una serie

Dodgers y Cachorros se enfrascan en lo que se vaticinó desde un principio: una serie por la corona de la Liga Nacional muy emocionante

Antes de la temporada del 2016, los Dodgers de Los Ángeles siempre han sido vistos como un equipo todopoderoso, lleno de peloteros millonarios, ganadores de división, pero susceptibles a perder en los momentos de verdadero apremio.

Hoy, los Dodgers no son precisamente los todopoderosos, aunque su plantilla sea la más cuantiosa de las Grandes Ligas.

UNA SERIE MUY EMOCIONANTE

Los dos encuentros de Chicago dejaron ver lo que está aún por venir.

1-1 así marcha la serie entre Dodgers y Cachorros, que ahora se traslada a Los Ángeles, donde se jugarán los próximos tres partidos.

La existencia de los Cachorros de Chicago ha obrado un cambio en esta percepción.

Ahora, son los angelinos el equipo 'débil', si se compara con las 103 victorias que obtuvieron los Cachorros este año, y todos los tropiezos que los Dodgers debieron sortear para situarse en la disputa del banderín del ‘Viejo Circuito', con reales posibilidades de éxito.

¿MILAGROSOS?

Los Dodgers comenzaron la temporada con un nuevo conductor en Dave Roberts, a quien no le tembló el pulso para realizar algunos movimientos importantes durante el año.

Veamos algunos números relevantes: los Dodgers tuvieron 28 peloteros en la lista de lesionados, incluyendo a varios de sus máximos puntales.

Además, debió utilizar a 15 lanzadores abridores a lo largo de la campaña, sin encontrar por ende una rotación segura y constante, salvo por supuesto, Clayton Kershaw, a quien incluso le tocó su turno en la lista de lesionados.

Roberts utilizó un total de 55 peloteros distintos en la temporada, es decir, que nunca tuvo una alineación constante, siempre tuvo de hacer modificaciones.

Los Dodgers se las arreglaron para ganar la División Oeste de la Liga Nacional, relegando a los Gigantes de San Francisco al partido por el comodín, en una demostración de templanza frente a las adversidades.

Y una nueva prueba fue superada el domingo, cuando Adrían González dio cuadrangular y Kershaw, junto a un bullpen que lució sólido, le ganaron 1-0 a los Cachorros, en el segundo juego de la serie por el pendón de liga.

Un par de detalles: Kershaw, a diferencia de otras postemporadas, ha ganado en cada una de sus cuatro salidas este año.

Los Dodgers hicieron pocos movimientos en el período de cambios directos entre los equipos, pero lo que consiguieron fue a un gran receptor como el panameño Carlos Ruiz, un veterano con un anillo de Serie Mundial, que lo distingue del resto del equipo. Ruiz ha sido un factor sicológico además de efectivo con el madero; y si se quiere, hasta el complemento perfecto a la hora de recibir los envíos d Kewshaw.

Llevar la serie igualada a Los Ángeles fue la misión de los Dodgers en esta primera escala en Chicago, un propósito cumplido que les ofrece la oportunidad única de barrer a los Cachorros.

No es fácil. Fueron los mejores jugando de visitantes; sin embargo, se puede hacer el intento.