23 de Feb de 2020

Béisbol

Las cosas buenas que nos deja el IV Clásico Mundial

El torneo ha tenido mayor difusión y presencia de aficionados hasta el momento. Una mirada optimista hacia futuros eventos

Las cosas buenas que nos deja el IV Clásico Mundial
El Clásico Mundial de Béisbol es un espectáculo en crecimiento, y que está para muchas cosas más.

Si hay algo que puede quedar como lo más relevante de la cuarta versión del Clásico Mundial de Béisbol es la emoción que el torneo ha tenido, principalmente en su recta final, cuando los mejores cuatro países disputaron el partido decisivo para llegar a la disputa del campeonato.

Anoche, Puerto Rico y Estados Unidos llegaban a la instancia decisiva en el Dodgers Stadium, para producir a un campeón inédito en el torneo que reunió a equipos de 16 países, y que pretende ser un auténtico campeonato mundial de béisbol, tomando el ejemplo del fútbol.

LAS COSAS BUENAS

Los aficionados han respondido al torneo. La entrada es la mayor de las cuatro ediciones del certamen.

Es una de las mejores cosas que la organización del Clásico Mundial ha podido apreciar en esta versión.

Por otro lado, los partidos de semifinales, definidos ambos por una carrera, ofrecieron la exacta perspectiva de la calidad de juego que se dio sobre el terreno.

La semifinal entre Japón y Estados Unidos debe considerarse como el mejor partido de todo el torneo; un concierto de lanzamientos y excelentes jugadas.

Fue muy agradable tener en esta edición a los equipos de Colombia e Israel, países donde el béisbol no es el deporte número uno, pero que llevaron selecciones de un alto nivel competitivo; ambos ya quedaron clasificados para la quinta versión del campeonato.

COSAS POR VER

Las selecciones de Cuba y Corea quedaron a deber, sobre todo los caribeños, que dejaron fuera de su equipo a una gran cantidad de talento que milita en las Grandes Ligas, y compitieron con sus elementos del torneo doméstico.

Japón solo perdió un partido, pero no fue finalista; la regla de dos corredores en base en los episodios extra para terminar más rápido los partidos, y las restricciones en lanzamientos son algunas de las cosas que podrían ser revisadas.

Lo que sí deja el cuarto Clásico Mundial de Béisbol es un excelente sabor de boca, y por qué no, la posibilidad de un choque entre su campeón, y el de la Serie Mundial.