La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Béisbol

Los Gigantes están armados para ganar

Adquirir los servicios de Evan Longoria y Andrew McCutchen representó un paso muy importante para la tropa que dirige Bruce Bochy

Los Gigantes de San Francisco quedaron fuera de la carrera por un cupo en la postemporada de 2017 tal vez muy temprano.

El equipo terminó último en la División Oeste de la Liga Nacional, con una pobre marca de 64 victorias y 98 derrotas, un humillante registro para quienes siempre han sido grandes animadores de uno de los segmentos más competitivos de las Grandes Ligas.

El mánager de los Gigantes, Bruce Bochy, hizo todo lo posible por no perder la compostura ante una debacle de proporciones mayúsculas.

‘Buscaremos la postemporada, es la meta inicial; queremos ser protagonistas'

BRUCE BOCHE

MÁNAGER DE LOS GIGANTES DE SAN FCO.

Tras lo sucedido, la administración del equipo pasó la página, tomando nota de las cosas donde no hubo resultados positivos, con la disposición de efectuar cambios que le dieran, por lo menos en el papel, una visión de lo que tendría para tratar de reponerse del mal momento.

En esos movimientos, se hicieron con los servicios del tercera base Evan Longoria, procedente de los Rays de Tampa, quien fue Novato del Año en 2008 y la cara central de la novena durante muchas temporadas.

Con los Rays, dejó promedios de 26 jonrones y 86 carreras empujadas por temporada, y aunque ya tiene 32 años, los Gigantes creen que aún es uno pelotero con la suficiente calidad para rendir al más alto nivel.

El otro gran movimiento se produjo en el cambio con los Piratas de Pittsburgh, donde adquirieron al jardinero Andrew McCutchen, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2013, ganador además de cuatro Bates de Plata y un Guante de Oro.

McCutchen promedió 22 jonrones y 80 carreras empujadas por temporada con los Piratas, junto con un robusto promedio de .291.

En común, Longoria y McCutchen tienen el haber jugado solamente para un equipo en su carrera, antes de llegar a San Francisco.

Han sido dos buenas adiciones para la tropa de Bruce Bochy. Son tal vez las mayores movidas que se dieron en la temporada baja, que no involucraron precisamente grandes gastos para el equipo, que consiguió talento probado, experimentado y lo más relevante: ansioso de volver al plano estelar.

Agregando una temporada con salud para el estelar abridor Madison Bumgarner, para el receptor Buster Posey, además del esperado renacimiento de Pablo Sandoval, los Gigantes de San Francisco podrían ser un dolor de cabeza para los Dodgers de Los Ángeles y los Diamondbacks de Arizona, que lideraron el Oeste de la Liga Nacional en 2017.

También se espera que la producción de Hunter Pence sea la esperada, en el último año de su contrato, y que Jeff Samardzija cumpla su trabajo desde el montículo.

Los Gigantes recuperarán al cerrador Mark Melancon, afectado por una lesión que lo marginó gran parte de la pasada campaña, limitándolo a solo once partidos rescatados.

El objetivo de que el equipo se recupere de una de las peores campañas de sus últimos años está al alcance.