Temas Especiales

30 de May de 2020

Fútbol

Cuando la historia juega fútbol

La historia es una de las ciencias humanísticas que es preciso consultar diariamente. Ella ofrece los acontecimientos ocurridos tiempo a...

La historia es una de las ciencias humanísticas que es preciso consultar diariamente. Ella ofrece los acontecimientos ocurridos tiempo atrás, que traemos a lo contemporáneo para recordar, o bien, como ejemplo de lo bueno y de lo malo.

Traigo la historia de la mano porque un error de apreciación es posible que haya saldado una de las cuentas más controversiales del balompié universal.

El 30 de julio de 1966, Alemania e Inglaterra jugaban la final del campeonato mundial de fútbol en el estadio Wembley.

Tras un empate 2-2 en tiempo regular, el alargue confirmaría al nuevo campeón. Entonces vino la polémica.

Un disparo de Geoff Hurst se dirigía hacia la parte inferior del travesaño alemán y sobre la línea de gol, tanto, que el delantero inglés Roger Hunt saltó gritando que había sido un gol.

Tras unos momentos de incertidumbre, el árbitro Gottfried Dienst y el línea Tofik Bakhramov se pusieron de acuerdo y dieron por válida la anotación.

Los alemanes se enfurecieron, pero no pudieron responder. Perdieron 4-2.

Hoy, el inglés Frankie Lampard lanzó fuerte, el balón pegó en el travesaño y se incrustó de un bote en la portería alemana; pero el central uruguayo Jorge Larrionda no dio validez a la acción.

¿Cuentas saldadas con lo sucedido en Wembley hace 44 años?. Creo que es apenas una pequeña compensación. En 1966, no había la tecnología del 2010. Lo que está para contarse es que hoy hubo otra historia.