24 de Sep de 2021

Fútbol

Tito Vilanova, una vida dedicada al fútbol

El ex técnico del club Barcelona perdió el partido de su vida contra el cáncer.

Tito Vilanova, el técnico que sucedió a Pep Guardiola en el Barcelona y ganó el título de la liga española en su única temporada a cargo, falleció el viernes después de una larga batalla con el cáncer de la glándula parótida.

Tenía 45 años. Vilanova, quien luchó contra el cáncer durante unos dos años y medio, fue hospitalizado la semana pasada en Barcelona y, según diversos reportes, fue operado de emergencia el jueves.

‘El club quiere expresar el más sentido pésame a su familia, con el que comparte estos momentos de dolor junto con los socios, aficionados del FC Barcelona y todo el mundo del fútbol y el deporte”, señaló el Barcelona en un comunicado.

‘Por voluntad de la familia Vilanova, se ruega respecto a su deseo de vivir en la más estricta intimidad los momentos posteriores al deceso’.

El tumor fue descubierto en noviembre de 2011, cuando Vilanova todavía era asistente de Guardiola y se ausentó del equipo para ser operado.

Ya recuperado, Vilanova tomó las riendas del club la temporada siguiente, luego de la partida de Guardiola, y ganó el título de la liga con un récord de 100 puntos.

Un segundo tumor fue extirpado en diciembre de 2012, y Vilanova viajó a Nueva York varias veces durante la campaña pasada para recibir tratamiento.

En abril de 2013, Vilanova dijo que se sentía bien y que no pensaba en dejar su cargo.

Terminó la temporada, pero tuvo que renunciar luego de sufrir una recaída en julio. Su carrera fue exitosa como entrenador del FC Barcelona, aunque nunca llegó a jugar en el primer equipo.

Como asistente, Vilanova ayudó a Guardiola a conducir el Barcelona más exitoso de la historia, un período entre 2008-12 en el que el club catalán conquistó 14 trofeos, incluyendo dos Ligas de Campeones, y en el que Lionel Messi se convirtió en el mejor futbolista del planeta.

A pesar de ganar el campeonato de liga y empatar el récord de puntos en su única temporada a cargo, el Barsa de Vilanova fue eliminado por Bayern Munich en las semifinales de la Champions con un marcador global de 7-0.

Vilanova también será recordado por un encontronazo con el entonces timonel del Real Madrid, José Mourinho, durante la Supercopa de España de 2010 que ganó el Barcelona, en el que el entrenador portugués le metió un dedo en el ojo.

Vilanova se formó como futbolista en la academia del Barcelona, entre 1984-89, pero nunca llegó al primer equipo.

En cambio, jugó con clubes como Celta de Vigo y Mallorca, hasta que su carrera terminó prematuramente por una lesión de rodilla.

Luego, Vilanova entrenó la categoría cadetes del Barcelona, donde tuvo a su mando a jugadores como Gerard Piqué, Cesc Fábregas y Messi, ahora estrellas con el primer equipo.

Después fue director deportivo en el Terrassa de la tercera división, hasta que regresó al Barsa para hacerse cargo de su filial “Barsa B”. A Vilanova le sobreviven su esposa, Montse Chaure, y dos hijos. Su hijo Adrián está en la academia del club azulgrana.