22 de Feb de 2020

Fútbol

Liverpool sufre para ganar en su primer partido de la liga sin Suárez

El uruguayo fue el máximo goleador de la liga inglesa la pasada campaña con 31 dianas y ahora pertenece al FC Barcelona

El Liverpool sufrió para imponerse por 2-1 al Southampton, este domingo en su partido de la 1ª jornada de la nueva temporada de la Premier League inglesa, la primera desde la marcha de su exestrella uruguaya Luis Suárez al FC Barcelona.

Suárez, máximo goleador de la liga inglesa la pasada campaña con 31 dianas, era el hombre que acostumbraba a desatascar los partidos más complicados de los 'Reds' y en esta ocasión ese papel lo cumplió Daniel Sturridge, con un gol decisivo en el minuto 79.

Antes, el Liverpool se había adelantado en el 23 por medio de Raheem Sterling y Nathaniel Clyne había igualado provisionalmente en el 56.El tanto inicial de Sterling había venido precedido por un gran pase de Jordan Henderson, uno de los hombres más destacados del equipo de Brendan Rodgers.

El empate de Clyne a los diez minutos de la segunda parte fue con un certero disparo tras un magnífica asistencia del serbio Dusan Tadic.

El Southampton, entrenado en esta nueva temporada por el holandés Ronald Koeman, tuvo oportunidades para haberse puesto por delante, pero James Ward-Prowse (65) y Graziano Pellé (67) no estuvieron acertados.

El que no falló fue Sturridge, rematando a la red un centro de Sterling y confirmándose como la gran esperanza del equipo para asumir el papel protagonista que antes tenía Suárez.Sturridge ya brilló la pasada campaña con 24 tantos en el campeonato inglés.

El Southampton estuvo muy cerca del empate 2-2 en el 88, cuando un tiro del francés Morgan Schneiderlin obligó al arquero belga Simon Mignolet a tocar para enviar al larguero y Shane Long no pudo aprovechar el rechace a un metro de la porteria.

Este domingo se disputa otro partido, la visita del defensor del título, el Manchester City, a Newcastle.Para el lunes quedará el último encuentro de la primera jornada, el desplazamiento del Chelsea al terreno del recién ascendido Burnley.