Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Fútbol

Javier Aguirre acusado de amaño de partido

El mexicano, técnico de Japón, podría ser llamado a declarar por la fiscalía que lleva el caso

Javier Aguirre acusado de amaño de partido
Un juez deberá decidir si les evidencias apuntan hacia un delito de fraude deportivo en España.

El técnico mexicano Javier Aguirre, el jugador argentino Leo Ponzio y los urugayos Carlos Diogo y Christian Stuani figuran entre los 42 acusados por la Fiscalía española de amañar el partido de Liga Levante-Zaragoza en 2011.

La Fiscalía Anticorrupción presentó ayer la querella formal, que acusa a los 42 de un delito de fraude deportivo, castigado con hasta cuatro años de cárcel según el Código Penal español.

Un juez deberá decidir ahora si hay evidencias suficientes para imputar a los querellados y abrir una investigación formal.

Los implicados siempre han defendido su inocencia desde que la Liga anunció que estaba investigando el encuentro hace unos meses. Según la Fiscalía, el Zaragoza sobornó con 965.000 euros (1,2 millones de dólares) al Levante para que se dejara ganar en la última jornada 2010-2011.

El Zaragoza, que entonces dirigía Aguirre y en el que militaban Ponzio y Diogo, trataba de evitar el descenso. Stuani era delantero levantinista. El equipo zaragozano ganó 2-1 en el estadio del Levante y salvó la categoría, enviando al Deportivo de La Coruña a segunda.

El fiscal recoge como prueba la transferencia de los 1,2 millones de dólares que realizó el Zaragoza de manera fraccionada a distintos jugadores y a Aguirre días antes del partido.

Según la querella, los futbolistas y el técnico actuaron de intermediarios en la operación.

Retiraron los ingresos apenas 48 horas después de recibirlos para supuestamente repartir el dinero en metálico entre la plantilla del Levante.

Algunos futbolistas implicados declararon que solo cumplían instrucciones del club y que ese dinero fue entregado en mano al ex propietario de la entidad Agapito Iglesias y no a los jugadores del Levante.

La querella se dirige contra el Real Zaragoza SAD, cuatro miembros de su anterior junta directiva, Aguirre, 18 futbolistas del club en aquella temporada y otros 18 del Levante como supuestos beneficiarios.