23 de Feb de 2020

Fútbol

Neymar: una deuda que todavía no salda

El brasileño se quedó una vez más fuera de las instancias decisivas de un Mundial, con pena y decepción profundas

Neymar: una deuda que todavía no salda
El astro brasileño se quedó corto en el Mundial ruso.

Llegó a Rusia como una de las tres grandes estrellas del fútbol mundial; pero terminó igual que ellos: hondamente decepcionado, y muy decepcionante.

Neymar dejó el Mundial de 2018 con tal vez el mismo pesar de hace cuatro años en Brasil, cuando la humillación del 7-1 que le infringió el que a la postre resultó el campeón, Alemania, convirtió la misión de ganar el torneo ruso en una obligación.

UN MUNDIAL PARA OLVIDAR

Neymar volvió a quedar en deuda con la gran afición de Brasil.

Ha anotado seis goles en 10 partidos de Copa del Mundo: en Brasil 2014 y Rusia, en 2018.

Tendrá 30 años cuando se juegue el Mundial en Qatar en el año 2022. ¿Llegará bien a este torneo?

Hace cuatro años, el astro brasileño no pudo jugar en el encuentro ante los alemanes; la vida le dio otra oportunidad en Rusia para conseguir el desquite.

Neymar llegó sin estar en plenitud. El técnico Tite lo incluyó en el equipo a sabiendas de que no estaba en su mejor forma, pero confiando en la calidad del jugador, se jugó la carta.

Todo estaba resultando bien, porque Neymar estaba creciendo con cada partido.

Su llanto tras golear y vencer a Costa Rica resultaron auténtica muestra de redención. Brasil volvió a confiar.

Llegaron a los cuartos de final donde se encontraron con Bélgica, y su generación dorada. Hasta allí llegó el sueño, con una dura derrota 2-1.

La imagen que quedará de Neymar en el Mundial de Rusia no es un regate sorprendente o de una jugada fasciante; quedará, eso sí, la del jugador tirado sobre el césped, revolcándose, llorando y llevándose las manos al rostro.

Neymar deja el Mundial por la misma puerta que lo hicieron el luso Cristiano Ronaldo y el argentino Lionel Messi, mirando además de reojo a una nueva generación de jugadores como el francés Mbappe, su compañero en el PSG, y que con 19 años ya está reclamando su espacio entre los mejores jugadores del mundo.

Qatar le aguarda. Tendrá 30 años pasa entonces. Resta ver quiénes estarán acompañándole en esta nueva aventura. El consuelo sigue siendo el oro olímpico.