Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Fútbol

Pellegrino prolonga la 'maldición' de Simeone en Butarque

Siempre activo en su zona, Simeone espoleaba a los rojiblancos consciente de que se encontraba en un feudo difícil

Pellegrino prolonga la 'maldición' de Simeone en Butarque
Diego Pablo Simeone.

El encuentro liguero entre el Leganés y el Atlético de Madrid en el estadio de Butarque (1-1) vivió asimismo en paralelo un atractivo enfrentamiento en los banquillos entre dos destacados técnicos argentinos, Mauricio Pellegrino y Diego Pablo Simeone.

Ha sido la tercera ocasión en la que Simeone ejercía como visitante en Leganés y ya en la previa su nombre fue protagonista en sala de prensa, con su rival en la banda defendiendo una hipotética llegada del 'Cholo' a la selección argentina.

"Es obvio que Simeone tiene capacidad para hacerlo. Creo que es un gran entrenador. Esto es una pregunta personal para él y yo puedo dar una opinión una opinión profesional. Sin duda que podría hacerlo y sería una gran noticia. Pero esto no es fácil, no se quiere a un entrenador y este deja su trabajo y se va", señaló ante los medios.

Hubo además buenas palabras del 'flaco' hacia el trabajo realizado por su oponente durante estos años: "Mi opinión sobre Simeone, y sobre el club, en el que tiene mucho que ver el líder, es excelente. Notable. Admirable. Ha tenido consistencia".

"Para mí, lo más difícil es sostenerse en el tiempo a gran nivel. Es lo que todos anhelamos. Tiene un gran, gran mérito. Formar y traer jugadores importantes es más fácil que armar un equipo competitivo y eso tiene gran mérito del cuerpo técnico. Es un proyecto admirable. Tengo gran admiración por el entrenador", agregó.

Sin embargo ese respeto, que se mantuvo sobre el verde, quedaba en un segundo plano cuando se trataba de jugarse los puntos. La necesidad de unos y otros para alcanzar objetivos diferentes era un aliciente al que respondió el anfitrión apostando por una defensa de cinco sin que por ello los suyos renunciaran a plantar batalla.

Siempre activo en su zona, Simeone espoleaba a los rojiblancos consciente de que se encontraba en un feudo difícil donde nunca había cosechado la victoria, sumando dos empates a cero en los dos precedentes más inmediatos.

Pese a ello el esférico se resistía a entrar hasta en cerca del minuto setenta Antoine Griezmann ejecutaba con maestría una falta que se coló en la red rozando el larguero. El tanto se celebró con alegría, pero el rival tenía aún cosas que decir.

Concienciado de la importancia de los últimos minutos, Pellegrino le pidió un poco más a los suyos y estos respondiendo con el gol del empate transformado por su compatriota Guido Carrillo tras empujar sobre la línea un rechace del larguero.

A partir de ahí nervios, tensión y no más dianas. El 'Cholo' se marcha sin ganar aún en un campo que comienza a ser maldito y Pellegrino satisfecho con un resultado que le permite ganar confianza de cara a afianzar su proyecto.