Temas Especiales

14 de May de 2021

Fútbol

Técnico: ¿estratega o formador-planificador?

Se necesita uno que tenga en primer lugar la capacidad para construir, detectar y desarrollar jugadores de alto nivel

Panamá no necesita un súper nombre con sueldo de seis cifras, como técnico únicamente de la ‘Selección Absoluta', como el anterior, sino un formador que coordine (escriba planifique), a corto plazo el desarrollo de todas las selecciones que tenga en primer lugar la capacidad para construir un sistema permanente de selecciones regionales.

Que a falta de un nivel necesario para producir jugadores de alta competencia en las escuelas y clubes panameños, lo haga trabajando a nivel nacional en todas las provincias, para detectar y desarrollar jugadores de alto nivel que conformen dentro de Panamá varias selecciones regionales y así, una sólida base de selección de donde picar para las selecciones nacionales, sin tener que depender de los clubes extranjeros que todos estos años nos han venido haciendo el trabajo a Panamá

Los llamados legionarios, quienes cuando pueden venir apenas pueden trabajar uno o dos días juntos, antes de cada partido. Así no se puede.

Y que luego construya (escriba - planifique), ya a largo plazo, todo el andamiaje que soporte un serio proceso de transformación de clubes y escuelas en Panamá, para que sean capaces de producir lo que hacen todos los países internamente —producir sus propios jugadores de competencia, que puedan trabajar juntos con frecuencia y completar las selecciones con los jugadores que tengan en el exterior—.

¿CONOCEDOR DE NUESTRO FÚTBOL O NUEVA ESCUELA?

Panamá necesita un técnico que conozca a fondo la realidad, la esencia, la raigambre social, la filosofía de la cultura del fútbol panameño, de lo cual nos hemos olvidado tanto, que hoy ni siquiera nos enteramos que, con el cambio de Anaprof al enfoque de LPF vino esa desvinculación y que por olvidar ese sabor popular del fútbol, fue que la identidad de la fanaticada o la afición con los clubes, ha casi desaparecido por completo del Fútbol de Panamá.

Vemos las gradas vacías cada domingo y pensamos que eso se resuelve con publicidad y promociones.

El fútbol nacional ha venido perdiendo progresivamente su identidad social, porque en la cancha se juega un fútbol influenciado que no comparte la afición, que no tiene era esencia y raigambre con la que muchos años antes, un fútbol con menos calidad y menos dinero invertido, llenaba los estadios, porque el pueblo sentía ese fútbol como propio, amigos.

Entonces, o damos el paso y nos ponemos los pantalones largos para retraer el fútbol de clubes y selecciones a su esencia popular y darle la estatura panameña de la escuela panameña de fútbol, o nos resignamos a la realidad de un fútbol influenciado culturalmente, que no cuenta con el apoyo social para los clubes de todas sus ligas y que por ahora, es apoyado por la afición a nivel de la Selección Absoluta.

Entremos a pensar por qué tan poca gente va a los partidos de las selecciones menores o de las femeninas.

¿O es que esas no son selecciones de Panamá?

La afición panameña no apoya a la selección de Panamá, señores: apoya a la Selección Absoluta, que es sólo una parte del fútbol panameño.

Metámosle el ojo a eso y no nos quedemos, como el indio, con el espejismo de un Panamá mundialista, porque neguémolos o no, la diferencia entre la posición de Panamá en el minuto 80 del último partido de nuestras dos ultimas hexagonales de Concacaf, fue la ‘suerte'.

En el minuto 80 de nuestro último partido del hexagonal hacia Brasil, un técnico panameño, desconocido, con un salario de tercer mundo, pero que conocía el fútbol nacional como la palma de su mano, nos tenía dentro del Mundial y la ‘suerte nos sacó'.

Al minuto 80 de nuestro último partido del hexagonal hacia Rusia, un técnico renombrado y con un salario del segundo mundo, pero que no conocía el fútbol nacional, nos tenía fuera del Mundial, y la suerte nos metió.

Recordemos bien los goles de ese partido, el primero no entró y el segundo, guardo silencio cada vez que veo en la repetición de ese gol, la forma como Kenner Gutiérrez marca a Román.

En fin, un técnico conocedor o con una gran identidad con el fútbol panameño le conviene más a Panamá en este momento que ninguno de los renombrados que se barajan en los medios de comunicación.

PANAMEÑO O EXTRANJERO

Panamá cuenta con entrenadores con capacidad para desarrollar procesos de formación y desarrollo a largo plazo.

No olvidemos que la base de la camada que fue al Mundial de Rusia fue picada y desarrollada por Gary Stempel cuando fue Sub-20 y se mantuvo y creció con el paso del tiempo y la internacionalización de sus jugadores.

Jorge Dely lo viene haciendo excelente con la camada Sub-20, con la cual, si le dan la oportunidad de mantener la continuidad, puede hacer lo que ninguna selección panameña ha logrado y hacia lo cual nadie parece querer mirar, y es dar el salto de participar en un Mundial Sub-20 y continuar en armónico desarrollo, para lograr el éxito en la siguiente categoría; es decir, a la U-23 y en ella lograr la Clasificación a las Olimpiadas, a las cuales Panamá jamás ha llegado.

En mi opinión, la tarea de contratar un timonel dicen que se la darán a la directiva que resulte electa en las próximas elecciones federadas, aunque como se ven las cosas y ante la real incertidumbre de lo que pasará en las elecciones, no creo mucho que la contratación del nuevo técnico de la ‘Absoluta' demore.

CONTRATACIÓN DE TÉCNICO

Delicada tarea que se encargará a directivos de la Fepafut

Debe tener la capacidad para construir y producir jugadores de alta competencia.

Panamá necesita un técnico que conozca a fondo la realidad, la esencia y la arraigambre social.