Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Fútbol

Messi y una promesa por la Champions

El argentino aseguró al iniciar la temporada que el Barcelona ganaría el torneo de clubes campeones de Europa. Por ahora, se está cumpliendo

Messi y una promesa por la Champions
La promesa de Messi parece ser una sentencia que pesa sobre el Barcelona, más allá de un compromiso.

Lionel Messi no es un futbolista hecho para la polémica por alguna predicción; sin embargo, al iniciar la presente temporada, dio un vaticinio que para que se cumpla, el Barcelona tendrá que alzar la ‘orejona'.

‘Prometemos que este año vamos a hacer todo lo posible para que esa copa tan linda y tan deseada por todos vuelva a estar acá, otra vez en el Camp Nou'; fueron esas sus palabras al comenzar la que sería una temporada de resarcimiento, tras no haber podido igualar a su archirrival, el Real Madrid, que había ganado tres trofeos consecutivos.

El impacto de su promesa, hasta el momento, lo está dejando bien.

Los catalanes rompieron una cadena de tres campañas sin acceder más allá de los cuartos de final de la Champions League.

Este miércoles, Barcelona tendrá su encuentro de ida en las semifinales del torneo europeo de clubes campeones ante el inglés Liverpool, un rival que coquetea con el campeonato de la Premier League en una lucha enconada con el Manchester City.

En el Camp Nou, los catalanes intentarán darle un vuelco decisivo a su temporada; hasta el momento, premiada un campeonato de liga a su alcance y la plena vigencia de Messi, protagonista y líder consumado.

La promesa del título de la Champions no ha perseguido al astro argentino, hasta que una entrevista que concedió el delantero Luis Suárez al diario británico Daily Mail, en la que el uruguayo dijo haberse sorprendido por el vaticinio de su compañero en el ataque barcelonista.

El Liverpool fue finalista en la pasada temporada, y se pinta como la máxima prueba para el equipo azulgrana en el camino al campeonato.

Liderados por el egipcio Mohamed Salah, el Liverpool puede ser un escollo mucho más complicado de lo que algunos expertos han señalado, con la suficiente calidad como para destruir el vaticinio de Lionel Messi, en tan solo dos toques de balón.