Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Fútbol

Liverpool lo hizo otra vez; un milagro en la Champions

Esta vez, el gran favorito Barcelona fue la víctima en Anfield. Contra todos los pronósticos, mermado, pero con una gran determinación, los de Kloop irán al Wanda Metropolitano

Liverpool lo hizo otra vez; un milagro en la Champions
Georginio Wijnaldumt (d) le metió dos goles al Barcelona.

Una nueva remontada, un nuevo evento histórico, un nuevo milagro.

Diezmado, casi armado con parches, sin sus principales armas de ataque, pero con una determinación a toda prueba, el Liverpool lo hizo otra vez.

Los de la tierra de los Beatles dejaron fuera de la final de la Champions League al Barcelona, con un contundente 4-0 en Anfield, en una remontada que será recordada con gran felicidad por los locales, y con mucha amargura por los catalanes.

ALGO DE HISTORIA

El 25 de mayo de 2005, en el estadio Ataturk de Estambul, Turquía, el Milan de Italia y el Liverpool de Inglaterra se midieron por el título de la Champions League.

Con un poderoso equipo donde figuraban los delanteros Andriy Shevchenko y el argentino Hernán Crespo, además de un grupo de estrellas como Kaká, Gattuso, Seedorf, Pirlo, Cafú y Paolo Maldini, el Milán había anotado tres goles ante el Liverpool, dirigido por el español Rafa Benítez.

4-3

con este marcador quedó sellada la eliminatoria en semifinales entre el Liverpool y el Barcelona

2

anotaciones logró Georginio Wijnaldum, para poner al equipo inglés en la Gran Final.

1

título en las últimas ocho temporadas es el saldo para el Barcelona en la Champions League.

Con un 3-0 adverso, los británicos se empinaron para igualar las acciones en el segundo tiempo, con goles de Steven Gerrard, Vladimír Smicer y Xavi Alonso, para llevar el partido al tiempo extra y a la tanda de penales, donde el golero del Liverpool, Jersy Dudek, atajó tres de los cinco disparos italianos.

Fue entonces ‘El milagro de Ataturk', y el Liverpool levantó una Champions que parecía perdida.

Catorce años después, otro Liverpool; esta vez presa de las lesiones de sus estrellas Salah, Keita y Firmino, tuvo en el técnico Jurgen Kloop a un osado que envió a Divock Origi y Georginio Wijnaldum, autores de los cuatro goles de la clasificación, para darle la voltereta a una semifinal que estaba pintada cuesta arriba para ellos.

Otro clamoroso fallo del Barcelona. Messi no cumplió la promesa de principios de temporada, y ahora, las explicaciones del técnico Valverde suenan más a excusas que a otra cosa.