La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

Los Vikingos chorreranos, a la conquista del 'Monstruo Morado'

El Club Atlético Independiente (CAI), representando a Panamá, se mide hoy de visita ante el histórico Deportivo Saprissa de Costa Rica, en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga Concacaf

Los Vikingos chorreranos, a la conquista del 'Monstruo Morado'

A las 9:00 de la noche, hora de Panamá, dará inicio el primer round de 90 minutos entre Vikingos y Morados en el Estadio Ricardo Saprissa de la ciudad de San José, capital costarricense. Si nos vamos a la historia que siempre cuenta, esta batalla será de David contra Goliat debido el gran reinado que ha tenido Saprissa en la Primera División del hermano país y por el estatus envidiable que tiene en el área, de considerarse como el mejor club centroamericano de la historia y de los mejores de toda la Concacaf.

Más de 30 títulos de Liga en Costa Rica, 5 campeonatos de la ya extinta Copa de Interclubes de la Uncaf, 3 trofeos alzados en la Liga de Campeones de la Concacaf y un histórico tercer lugar en el Mundial de Clubes del 2005 son los palmarés subrayados del currículo de “El Monstruo”, como se le conoce al prestigioso club “tico”.

Asustan un poco los triunfos y el magnífico historial victorioso de más de 80 años de historia que acompañan al rival del CAI. Pero como todos sabemos, en el fútbol se escriben nuevas historias cada día y los representativos de La Gran Chorrera quieren dejar su marca con tinta eterna en este torneo y qué mejor manera que sacando un resultado valioso en la mismísima Cueva del Monstruo.

El equipo panameño sin duda hará el papel de David en este combate, pero recuerden que ese pequeño guerrero lleva consigo una honda y que con poderosas piedras ya ha abatido a otros gigantes de la Concacaf. El pasado mes de febrero el CAI eliminó al todopoderoso Toronto F.C., pasándole por encima en los octavos de final del último torneo de Liga de Campeones de la Concacaf, con un contundente 4-0 en el Muquita Sánchez en la ida y cerrando la llave en la vuelta 1-1 en territorio canadiense. Luego en la siguiente ronda no pudo doblegar al Kansas City de la MLS, pero dejó un buen sabor de boca y fue el único club centroamericano en llegar hasta los cuartos de final del torneo que históricamente dominan los equipos mexicanos y norteamericanos.

Esto demuestra el golpe de autoridad que pueden dar los del bollo preña'o ante grandes equipos, y esa moral competitiva que levanta jugar con un grande como el Saprissa sin duda les inyectará casta para enfrentar esta durísima fase.

Vikingos en alza

Hace casi un mes cuando el equipo chorrerano eliminó al Robinhood de Surinam en los octavos de final y se conoció que su rival sería entonces el equipo de la “S”, se veían temblar algunas piernas entre los seguidores del fútbol nacional, no solo por la magnitud del oponente con el que se toparía en los cuartos de final, sino también por el momento del CAI. El Independiente de La Chorrera no pasaba por su mejor momento, muchos criticaron la forma en la que eliminaron al equipo surinamés, sin contundencia y con poco fútbol y adherido a esa mediocre eliminatoria, también se notaba a un equipo algo lento a la hora de arrancar motores fuertes en la presente temporada de la LPF.

La reincorporación en esta temporada del delantero José Fajardo proveniente del club saudí Al-Kawkab y la del volante Omar Browne luego de su paso por el Montreal Impact canadiense, han hecho que se reinvente al paso el equipo amante del chicheme.

Otro desajuste que sufrió el CAI al inicio de la presente campaña local fue la baja de jugadores vitales en el dibujo chorrerano, debido a compromisos con la selección que participó en los Juegos Panamericanos de Lima en agosto pasado: Jorman Aguilar, Manuel Torres y Abdiel Ayarza fueron llamados por el técnico Julio César Dely Valdés para defender los colores de la bandera nacional en los juegos y fueron refuerzos de altura para este combinado que terminó quinto en el fútbol masculino.

Estos tres pilares del CAI se incorporaron con el torneo ya iniciado y con los compromisos de octavos de final contra el Robinhood muy encima. Conociendo este panorama, se podría decir que era lógico que el equipo iba a demorar en carburar, pero lo que inquietaba era que ese proceso natural de adaptación llegara tarde. Conforme al paso del tiempo, el equipo liderado por el venezolano Francisco Perlo se fue adaptando a su juego característico y fue encontrando ese nivel que hoy por hoy lo posicionan como el mejor equipo de la liga, el más representativo, el actual monarca, el de la mejor plantilla, el equipo a vencer y el que mejores créditos le ha dado a la Liga Panameña de Fútbol en el ámbito internacional este año en curso.

Ahora le toca al Vikingo demostrar su temple, esta noche no solo representan a la nueva provincia, no solo jugarán por La Chorrera, sino que ondearán la tricolor por un país entero que desea siempre lo mejor para los suyos. Seas del archirrival monje chorrerano, del Expreso Azul de la costa atlántica, un Toro blanquinegro o un rugiente León, estos 90 minutos que se jugarán en el mítico templo del fútbol “tico” debemos ser panameños, y de los buenos. Buena suerte, Campeón.