27 de Oct de 2021

Fútbol

El destino de Haaland

Nadie discute el talento monstruoso del delantero noruego Erling Haaland. El eje de ataque del Borussia Dortmund es dueño de un sinfín de cualidades que lo han convertido en uno de los jugadores más codiciados del planeta.

Erling Braut Haaland es un futbolista profesional noruego; actualmente es delantero en el Borussia Dortmund de la Bundesliga y en la selección de Noruega.Shutterstock

En estos días, pareciera que el Borussia Dortmund se acerca peligrosamente al borde del abismo. Las últimas cifras de la pandemia anuncian un déficit que ronda los 80 millones de euros. Mientras que a nivel deportivo, el gigante negro y amarillo está descolgado de la lucha por el título de la Bundesliga y en grave peligro de quedar fuera de la próxima Champions League. Cuando apenas faltan siete fechas para finalizar la liga alemana, el Dortmund está ubicado en quinta posición, a siete puntos de distancia del último cupo para la Champions.

Por esta situación, crecen los rumores que ponen a algunas de las jóvenes estrellas del Dortmund (me refiero por encima de todo a Haaland y en segundo término al joven inglés Jadon Sancho) en nuevos destinos para la próxima temporada.

Sin embargo, en la sede del club alemán, la única opción que observan es mantener intacto su plantel para la temporada que viene. “No tenemos ningún plan alternativo. Por eso discutiremos tranquilamente con Erling, su padre y su agente Mino Raiola”, explicó el director deportivo del Borussia Dortmund. “Queremos que se quede con nosotros”.

Esta es la versión oficial del Borussia Dortmund. Pero en días recientes todos pudimos ver las imágenes del poderoso agente de Haaland, Mino Raiola, junto al padre del jugador, entrevistándose con importantes directivos del Barça y el Madrid, en medio de una gira para discutir el futuro del prolífico delantero noruego. Es evidente que los responsables del jugador están buscando al mejor postor para venderlo, aunque todavía tiene un contrato vigente con su equipo actual.

Mientras tanto, el Dortmund está en la incomodísima posición de no regañar al jugador (nadie quiere perderlo) y al mismo tiempo recordarle de manera insistente que Haaland es parte del club. Pero hay que reconocer que la situación del Dortmund es compleja, sobre todo por la falta de perspectivas, tanto deportivas como económicas del club.

Por ello se piensa que una gran oferta por alguna de sus mayores estrellas ofensivas (Haaland, o Jadon Sancho) podrían revertir la situación, al menos en lo económico.

El Dortmund ha insistido en diversas ocasiones en que quiere que el jugador cumpla su contrato, lo cual significaría una temporada más en Alemania.Servicios internacionales

Luego de las reuniones del padre y el agente del jugador con dirigentes del Barcelona y el Madrid, podríamos estar frente a una nueva edición de la batalla entre culés y madridistas, en una puja en la que también participarían equipos de la Premier League. ¿Pero estamos ante una mera estrategia para presionar al Dortmund? ¿O en realidad el entorno de Haaland desea medir los proyectos deportivos de algunos de los posibles destinos del jugador? En apariencia, las intenciones de las personas de máxima confianza de Erling Haaland son contundentes y específicas: desean conocer a fondo las propuestas deportivas y financieras de los posibles destinos del jugador.

Una cifra mencionada repetidamente para el traspaso a final de esta temporada son 150 millones de euros. Se trata de números importantes y que no cualquier club podría manejar con comodidad en las circunstancias actuales.

Ahora vienen el City, el United y el Chelsea

Después de la minigira del séquito de Haaland por España, parece que ahora le toca el turno a Inglaterra. Los postores ingleses que estarían esperando al jugador noruego serían Chelsea, Manchester City y Manchester United. Y si en algo están de acuerdo los tres clubes británicos, es en la absoluta discreción que manejan con este tema. Cuando le preguntaron a Guardiola acerca de Haaland, invocó un término casi sagrado: “respeto”. Es decir que por respeto a los jugadores que conforman el plantel actual del Manchester City, el técnico español rehusó hacer comentarios sobre cualquier nueva adquisición para la próxima temporada. Todos saben que el Kun Agüero abandonará la institución celeste al finalizar la actual temporada y otros jugadores, como Gabriel Jesús, no tienen el lugar firmemente asegurado para la próxima. Otro argumento planteado por Guardiola fue la obligada austeridad a partir de los estragos causados por la covid-19. Una discreción muy parecida a la de Guardiola fue esgrimida por Tuchel, director técnico del Chelsea. Mientras que Solskjaer, en el Manchester United, jugó la carta del despiste al ser preguntado.

La realidad es que el agujero económico del Borussia Dortmund no va a taparse solo. El club alemán continúa alejándose paso a paso de la próxima Champions, comprometiendo su circunstancia tanto deportiva como económica mientras el futuro de su delantero estelar parece apartarse cada vez más de Alemania. Sin ir más lejos, en el último fin de semana el Dortmund (quinto lugar de la liga alemana) cayó ante el Eintracht de Frankfurt que ocupa la cuarta posición y ostenta el último cupo para asistir a la próxima Champions League. Hoy, la diferencia en la tabla entre ambos clubes es de siete puntos a favor del Eintracht, lo cual dificulta muchísimo las opciones del Dortmund.

Y mientras todo esto ocurre, el fútbol de Haaland parece estar en un momento de languidez o parcial sequía. De hecho, no ha anotado goles en los últimos cuatro partidos, lo cual es insólito en el jugador que se dio a conocer al mundo hace menos de dos años, durante el Mundial Sub-20. Entonces metió la escandalosa cifra de nueve goles. Pero no en todo el torneo, sino en un solo partido contra Honduras.

Quizá la extrema presión no ayuda mucho al presente de un jugador, que pese a ser estelar, tiene apenas 20 años. El Dortmund ha insistido en diversas ocasiones en que quiere que el jugador cumpla su contrato, lo cual significaría una temporada más en Alemania.

De ser así, la nueva situación encajaría perfectamente con el plan B del Barça. El club blaugrana pretendería aguardar un año y pagar en el verano de 2022 solo 75 millones de euros, es decir la cláusula de liberación que liga a Haaland con el Dortmund. Todos conocen las limitaciones financieras del Barcelona en la actualidad, las cuales impiden severamente los niveles de maniobra financiera del club catalán. El riesgo de esperar a que cierre la temporada 21-22 es que el jugador se vea consumido por la impaciencia y decida cambiar de aires de una vez. Aunque en la reunión que sostuvieron Raiola y el padre de Haaland con el presidente Joan Laporta, la variable de esperar un año provino del equipo que representa a Haaland.

Los 638 millones del Liverpool también juegan

Por su parte, el Liverpool también ha vivido un cambio profundo de fortuna entre la pasada temporada y la presente. De ganar la Premier League, luego de una sequía de 30 años, a estar a punto de quedarse fuera de la próxima Champions. Esto sin contar los brutales efectos económicos que la pandemia está ejerciendo sobre los Reds. A nivel deportivo, la derrota en la ida de cuartos de final contra el Real Madrid parece subsanable, aunque los coloca en la cuerda floja. Mientras que en la Premier League están ubicados en un séptimo lugar a escasos tres puntos del cuarto lugar y último cupo para el gran torneo de clubes europeo. En cuanto a lo económico, se dice que el Liverpool estaría perdiendo unos 141 millones de euros debido a la covid-19. Pero parece que una solución viene en camino. Se dice que RedBird Capital Partners piensa inyectar 638 millones de euros en capital para el Liverpool, y de esa manera garantizar la estabilidad financiera de la institución.

¿Qué significaría esta noticia? Una inmediata posibilidad de inversión para el Liverpool. Y si Jurgen Klopp decide remodelar su frente de ataque para la próxima temporada, Haaland no sería mala idea.

De cualquier modo, este es apenas el comienzo. La puja por Haaland recién comienza. Nos esperan semanas y meses llenos de rumores seguramente feroces; sin duda inagotablemente tumultuosos.