Temas Especiales

07 de Feb de 2023

Fútbol

Catar, una oportunidad para postergar la llegada del ocaso

El reloj biológico de Cristiano Ronaldo, Luka Modric, Thiago Silva, Luis Suárez etc., está indicándoles el advenimiento de una nueva fase. Un mundial con relevancia puede prolongar las luces en sus destacadas carreras profesionales

Catar, una oportunidad para postergar la llegada del ocaso
Un selecto grupo de destacados jugadores tal vez no tenga otra oportunidad mundialista, aparte de esta, para aspirar a lograr el título máximo en el fútbol.Shutterstock

A medida que las pisadas del mundial se sienten cercanas y fuertes, a cada aficionado, según sus simpatías, le asalta una punzante inquietud cuando ve o lee que a alguno de los jugadores que se encaminan a formar parte de las selecciones nacionales, le marcan con una alevosa infracción en los partidos que se siguen disputando en los diferentes torneos profesionales.

En un evento cuyo péndulo se mueve de un lado a otro en un intervalo de cuatro años, la palabra revancha o nueva oportunidad puede convertirse llanamente en un “nunca jamás”. El temido fantasma de las lesiones recorre todas las ligas profesionales en competición hasta el próximo 14 de noviembre, día cuando están obligados los clubes por la FIFA a ceder sus jugadores a las selecciones que los han requerido para participar en el mundial.

A la par del tema de las lesiones que la mayoría intenta capear, se le suma a los jugadores el de demostrar que están rondando un alto nivel deportivo para respaldar la decisión de cada entrenador, al elegirlos en la lista de los 23 o 26 con los que decida participar en Catar.

Este “alto nivel” deportivo es principalmente irrefutable si los jugadores están siendo titulares en sus respectivos equipos profesionales o están teniendo minutos en los que manifiestan su calidad y valioso aporte en el campo de juego. Pero no incumbe solo a quienes se consideran que deben ser incluidos por sus méritos en el presente inmediato, sino también que toca a aquellos que, por ejemplo, en el pasado reciente han descollado con una presencia extraordinaria en el fútbol aunque no estén en el cenit. La estrella portuguesa Cristiano Ronaldo es uno de ellos.

Catar, una oportunidad para postergar la llegada del ocaso
Cristiano RonaldoShutterstock

Cristiano, una estrella en duda

Mientras Lionel Messi descolla en Francia haciendo goles con el PSG, transmitiendo confianza a los argentinos en su enfoque en el objetivo del mundial, ver a un decepcionado y crispado Cristiano Ronaldo, el pasado miércoles, encaminarse hacia los camerinos del estadio Old Trafford, alejándose de un césped donde escribió, hace 14 años, uno de los capítulos más sobresalientes de su carrera, evocó la estela de un jugador que marcha en sus horas bajas hacia el inexorable retiro.

De aquella etapa gloriosa que lo llevaría a conquistar con el Manchester United la Champions League (2008), para ser considerado el Mejor jugador del mundo por la FIFA y ganar su primer Balón de Oro (2008), de los cinco que obtuvo, quedaba un murmullo de reproche en la gradería por la actitud del jugador que se retiraba de la cancha molesto porque el entrenador no le había dado un solo minuto de juego. Una temporada que le ha sido negativa para expresarse con goles, su mejor argumento. Tan solo dos goles en los ocho partidos que lleva la temporada 2022-23 en los que únicamente ha sido titular en dos ocasiones.

No parece justo aún dar un juicio contundente al considerarlo, desde ya, un jugador en franco declive. A un delantero relevante, que mantuvo el mayor y más reñido pulso en la historia del fútbol (2008-2018) por demostrar quién era el Mejor jugador del mundo, compitiéndole con su enorme caudal de goles al excepcional Lionel Messi, por lo menos se le debe permitir un crédito abierto hasta el cierre de su participación con Portugal en Catar 2022.

Catar, una oportunidad para postergar la llegada del ocaso
Luka ModricShutterstock

No hay que olvidar que Cristiano, en la temporada 2021-22 de la liga inglesa, que concluyó el pasado 22 de mayo, a su regreso al Manchester United consiguió 26 goles en 50 partidos, el mayor anotador en su equipo. Aunque no se sabe, después de la reciente suspensión de dos partidos (por retirarse antes de concluir el partido ante el Tottenham Hotspur), cómo queda su situación para obtener actividad competitiva con el Manchester United antes de viajar a Catar, seguramente encontrará algún recurso profesional para prepararse y participar significativamente en la Copa.

Los 700 goles que lleva anotados en 945 partidos con los distintos clubes en los que ha jugado y los 117 en 191 encuentros conseguidos vistiendo la camiseta de Portugal, son una estadística que no se debe olvidar a la ligera. Si le agregamos a ellos la lista de títulos a los que contribuyó a obtener en los clubes que ha militado y con su selección, más las distinciones, trofeos y récords personales, su enumeración es un largo y sólido argumento para dejarle abierto un compás de espera.

Igualmente, Cristiano Ronaldo todavía posee un fuerte imán deportivo como para pregonar que, si se retira por la puerta de atrás de la liga inglesa, se acabó su tiempo de vigencia. Ofertas sobre la mesa siguen estando a su espera para obtener, a cambio, un ruido mediático que contribuya a darle bombo a ligas que se verían beneficiadas con su presencia.

Se habló al principio de esta temporada que Arabia Saudita estaba interesada en desembolsar 130 millones para hacerse con sus servicios, como tampoco sería de extrañar que la MLS estadounidense o la liga turca pujaran por su arribo. Aunque se consideran ligas de menor nivel para lo que ha sido su recorrido futbolístico, no faltan tampoco clubes de alta competición que pretenden sus servicios, como lo demostró el Atlético de Madrid en el cierre del último mercado de pases.

Catar, una oportunidad para postergar la llegada del ocaso
Thiago SilvaShutterstock

De cara a Catar 2022 se puede argumentar con un buen margen de acierto, que Lionel Messi gestionó mejor su salida del Barcelona. Llegó al PSG, un equipo que le posibilitó mantenerse en el top, asistido por un grupo de jugadores también “estrellas”, que no tropezaron con su estilo de juego; por el contrario, que como Neymar eran compañeros de rutas anteriores.

Cristiano Ronaldo por sus características de juego, más definidor de las jugadas que propiciador de ellas, requiere un equipo armado en el cual apoyar constantemente su potencial goleador; pero si el portugués tiene la pólvora mojada, la respuesta colectiva del equipo puede caer en la ineficacia.

Desde el ángulo que se le mire, Cristiano esgrime todavía el plus que le permitió llegar a la cima: el espíritu inconformista y la obsesiva disciplina para mantenerse físicamente en forma. Ello le permitió desafiar a Messi, por encima de los mayores y mejores dotes técnicos del jugador argentino.

Catar 2022 va a evaluar sus posibilidades futuras, lo sabe y seguramente allí contará con la complicidad y la confianza del entrenador de Portugal, Fernando Santos, para dar su máxima contribución en este momento.

En la Copa Mundo, Portugal alcanzó el tercer lugar en 1966, su mejor posición. Es la última oportunidad para procurar subir el listón, pues hoy parece, con 37 años, inconcebible que esté presente para la Copa Mundo de 2026.

Los otros en la misma ruta

Por lo que ha significado, en la larga década que desafió a Messi (principalmente durante su trayecto con el Real Madrid), Cristiano encabeza la lista de los jugadores que por edad tendrán en la próxima Copa Mundo la posibilidad de buscar, antes de su retiro, un título que se les ha negado.

Para Lionel Messi (35 años), aunque ha deslizado en alguna entrevista que esta sería su última participación en un mundial, la posibilidad de que Argentina gane la Copa aunado a su disciplina deportiva le dejaría una rendija con un rayo de luz para una eventual y excepcional participación defendiendo el título con 39 años, en 2026.

Para el defensa central y capitán de Brasil, Thiago Silva (38 años) su presencia, de concretarse, sería un logro merecedor de sonoros aplausos. Su actuación en el Chelsea de la Premier League le revalorizó después de abandonar el fútbol francés. Dani Alves (39 años), lateral derecho brasileño, el jugador con más títulos espera en Barcelona el llamado de Tite, posibilitándole asistir a una nueva Copa Mundo buscando un trofeo ausente en su currículum.

Quien fuera el Jugador más valioso de Rusia 2018 y Balón de Oro del mismo año, el croata Luka Modric (37 años), ha mantenido un fútbol brillante tanto con la selección como con el Real Madrid; tal vez no encuentre otra oportunidad mundialista, aparte de esta, para aspirar a lograr el título que hace cuatro años estuvo cerca de acariciar.

También a los mexicanos Guillermo Ochoa (37 años) y Andrés Guardado (36 años), al igual que a los ticos Bryan Ruiz (37 años) y Keylor Navas (35 años), como a los uruguayos Luis Suárez (35 años) y Edison Cavani (35 años), el portugués Pepe (39 años), el tiempo los está invitando a hacer de esta Copa Mundo un cierre memorable de sus destacadas carreras profesionales en el fútbol. Es una oportunidad ideal para dejar grabado con letras en relieve su nombre en la historia de la máxima competición del balompié.