24 de Feb de 2020

Hípica

La Hípica panameña debidamente organizada

Pasadas muchas etapas de la hípica en el terruño panameño desde finales del siglo XIX, un grupo de prominentes figuras se asociaron.

Pasadas muchas etapas de la hípica en el terruño panameño desde finales del siglo XIX, un grupo de prominentes figuras se asociaron para imprimirle a la actividad una organización más precisa, seria y estable. Fue así que un 20 de junio de 1922 se transcribió un Acta con la cual se constituyó El Club Hípico de Panamá, el cual se funda el 15 de octubre de 1922. Se consideran como zapadores de la hípica panameña a Raúl Espinosa, considerado el padre de esta industria, Francisco Arias Paredes, Ernesto (Neco) De La Guardia, Tomás Gabriel Duque, y Nicanor de Obarrio. Con el apoyo y dirección de estas connotadas figuras, el 15 de octubre de 1922 se da inicio a las carreras debidamente organizadas en Panamá en el desaparecido Hipódromo de Juan Franco, ubicado en el área que hoy se denomina Urbanización De Obarrio, en la Vía España. La primera carrera de importancia se verificó el mismo 15 de octubre de 1922, con el Handicap ‘Juan Franco’, cotejo programado para el sexto evento, ganado por el ejemplar ‘Cortez. La necesidad de trasladar a un lugar más lejano de la cuidad y suplir la antigua infraestructura y una deteriorada pista para reemplazarla por un moderno hipódromo, originó que el ejecutivo se interesara por la construcción de un nuevo hipódromo en Juan Díaz. Antes de caer asesinado en el Hipódromo de Juan Franco, el presidente José A. Remón Cantera dispuso la construcción del hipódromo que hoy honra su nombre. Juan Franco cargado de tantos recuerdos y episodios inolvidables, dio paso a un nuevo y mejor hipódromo. El sábado 14 de julio de 1956 se inauguró el Hipódromo Presidente Remón, contando con la presencia del entonces presidente de la República, Don Ricardo M. Arias. El Estado administró el Hiporremón hasta 1997, y luego de dos años de negociaciones la compañía boricua Equus Gaming de Panamá inició operaciones en mayo de 1998; después pasa a manos de inversionistas de Wall Street y finalmente el consorcio internacional español CODERE, bajo la razón social Hípica de Panamá, S. A.