Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Hípica

Schneider, la hípica en sus venas

La experiencia de haber entrenado ejemplares de carreras en varios países le da el rigor y la propiedad en este difícil arte.

El aporte de los grandes conocimientos a la actividad hípica panameña por los entrenadores de caballos purasangres de carreras procedentes de las naciones suramericanas han sido de gran valía, destacándose entre ellos de las naciones de Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela, anexándose exitosamente desde el año 2013 un representante de del último país en mención, tratándose de Pablo Schneider Sitzer.

Scheneider comenzó su carrera como preparador en el año 1989 en el Hipódromo La Rinconada de la ciudad de Caracas, Venezuela, luego de una preparación académica en la Escuela de Entrenadores de Purasangres del Instituto Nacional de Hipódromos, (INH), centro educativo donde aprendió con mucho acierto el arete de acondicionar equinos aptos para las competencias de las carreras.

Luego de grandes satisfacciones en dicho escenario, el preparador sale de su terruño hacia la isla de Puerto Rico, país en el que logra escribir con tinta indeleble una de sus mejores actuaciones en dicha profesión.

En esa nación caribeña, tras una ardua faena que comienza en 1993, consiguió su primer éxito en el desaparecido Hipódromo El Comandantes, de San Juan Puerto Rico, al haber logrado ensillar triunfalmente a 390 ejemplares, incluyendo en esas victorias a 14 pruebas clásicas.

Se suma a ello el haber tenido bajo sus cuidados al mejor caballo del hipismo caribeño, ‘Verset’s Jet’, que fuera el ganador de la edición del año 1993 del Clásico Internacional del Caribe.

En 1998 Schneider retorna a su terruño, donde se radica nuevamente en el lujoso Hipódromo La Rinconada, logrando brillar en dicha plaza, al haber resultado como el ganador selectivo en la estadística, debido a sus resonantes triunfos.

Ya radicado en su país, en el año 2003 se traslada al Hipódromo Nacional de Valencia, situado en Hinava, donde ejerce las funciones de comisario y asesor privado en materia hípica.

Conociendo ya la hípica puertorriqueña, en el 2004 continúa su profesión en esa nación por espacio de cuatro años, volviéndose a llenar de gloria, debido a sus óptimos resultados.

Campaña en Panamá

Sabiendo de antemano del desarrollo de la actividad hípica en la república de Panamá, decide trasladar toldas al Hipódromo Presidente Remón desde el año pasado, teniendo a la fecha el apoyo de connotadas cuadras de caballos.

Es así que dueños de reputadas caballerizas han confiado sus ejemplares a él, entre ellas el Stud Gems y Apa, cuadras con equinos estelaristas, los cuales alternan en las series más altas en la clasificaciones del Hipódromo Presidente Remón.

‘Sun River Jet’, considerado como uno de los mejores caballos alojados en las pesebreras del Hipo Remón, es sin dudas uno de los caballos que entrena con una gran dedicación.

A la fecha cuenta con un total de 16 ejemplares purasangres de carreras bajo sus cuidados, a los cuales les dedica toda su atención para obtener de ellos sus mejores rendimientos.

Sin dudas que la gran experiencia de Schneider y triunfos de varias plazas hípicas, no descartan de él, ingresar a corto plazo, en esta difícil profesión en la mejor de esta actividad, la de Norteamérica, cuyos conocimientos sobran para seguir escribiendo su nombre en el de los grandes preparadores.