25 de Sep de 2021

Hípica

Premiación a la excelencia

Los primeros miembros que honraron este prestigioso Salón fueron los ejemplares criollos ‘Tojo' e ‘Iván'

Es oportuno señalar que el Salón de la Fama de la Hípica panameña es el único de esta naturaleza del deporte que existe en Panamá. De allí que sus organizadores se sientan complacidos por el éxito, cuya misión de recobrar y organizar esta vitrina ha llenado su objetivo al premiar a las figuras que por sus probados méritos se hicieron acreedores a tales distinciones para que formen parte de la historia hípica panameña al otorgar un espacio en uno de los salones de mayor renombre por haberle dado luz a esta industria. Los primeros miembros que honraron este prestigioso Salón fueron los ejemplares criollos ‘Tojo' e ‘Iván', primeros nativos ganadores de la magna prueba del hipismo panameño, el Clásico Presidente de la República, de los años 1967 y 1969, respectivamente. En cuanto a los látigos, Blas Aguirre, reconocido como uno de los mejores fustas criollos, Manuel Icaza, quien abrió el sendero a sus coterráneos en las pistas norteamericanas, Braulio Baeza, mayor ganador de carreras por temporada en el Hipódromo Presidente Remón y Hernani Mora, de grata recordación en el Hipódromo de Juan Franco que fue el primer panameño en montar en un kentucky Derby. Finalmente los ilustres hípicos Raúl Espinosa, pionero de esta industria, reconocido como el ‘Padre de la Hípica Panameña' y José Antonio Remón Cantera, gestor del Hipódromo Presidente Remón, un consagrado hípico que fue vilmente asesinado en el desaparecido hipódromo.