27 de Feb de 2020

Hípica

La hípica panameña pierde a un ícono

El pasado lunes 16 de febrero falleció el fusta Manuel Icaza

La hípica panameña pierde a un ícono
Manuel Icaza inspiró a muchos de sus coterráneos.

Gran consternación, luto y dolor ha causado el fallecimiento del exfusta panameño Manuel Ycaza, quien escribió gloriosas páginas como conductor de ejemplares finasangre de carreras en su terruño, México, Canadá y Estados Unidos, este último, donde brilló con luz propia una larga campaña.

Nacido el 1 de febrero de 1938, Ycaza murió el lunes 16 de julio de 2018 en Nueva York, dejando un legado dentro de su profesión para las futuras generaciones.

Tras su actuación en su natal Panamá, continuó su carrera en Ciudad de México antes de emigrar a los Estados Unidos, en 1956.

Su grandeza radica en ser el manos de sedas que con su férrea forma de montar abriera la trocha a otros colegas del sillín nacidos en la ‘América India' para que probaran suerte en la hípica estadounidense.

MANUEL ICAZA, UN PRECURSOR

Fusta panameño que abrió el sendero a sus colegas latinos

Galardonado con el Premio George Woolf Memorial (1964) y Exaltado al Salón de la Fama (1977).

Eso se dio a finales de los años 50, cuando tuvo que sortear un sinnúmero de vicisitudes que eran parte de la época, entre las cuales podemos mencionar la marginación racial y los celos profesionales.

Tras diez años de actuar en Estados Unidos, Ycaza ya se había convertido en uno de los mejores jinetes, al punto de que fue galardonado con el Premio George Woolf Memorial en el año 1964.

En 1977 fue incluido al Salón de la Fama de la Hípica estadounidense, ganó infinidades de carreras de gran renombre, sobresaliendo con ‘Quadrangle' en el Belmont Stakes del año 1964.

En su primer año en Estados Unidos, Ycaza ganó en 1959 el Washington, D.C. International a bordo del ‘Bald Eagle' y luego regresó al año siguiente para convertirse en el único ganador en la historia de la prestigiosa carrera internacional.

En 1971, las lesiones lo obligaron a retirarse anticipadamente, pero en 1983 regresó a la competencia, retirándose para siempre al año siguiente.

Durante su larga campaña en Estados Unidos sumó un total de 2,367 triunfos, con un porcentaje ganador de 22.4%.

Co su deceso, sin duda se pierde a uno de los íconos de la hípica panameña.