Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Más Deportes

Falta mucho

ANAPROF que tiene años de estar intentando dar ese paso, no ha podido por múltiples razones y una de las principales es la poca asistenc...

ANAPROF que tiene años de estar intentando dar ese paso, no ha podido por múltiples razones y una de las principales es la poca asistencia de los aficionados, que prefieren los domingos invertir el tiempo en otras distracciones que en ir a los estadios.

Ser profesional implica la construcción de infraestructuras, porque no tenemos estadios y además los equipos tendrían que invertir mucho dinero en traer jugadores de calidad del exterior como atractivo, para que la afición vuelva a los campos deportivos, de lo contrario todo muere en la intención.

Ser profesional implica, además de lo anterior, que los equipos cuenten con socios, instalaciones propias y sobre todo un presupuesto que permita pagarle buenos salarios a los jugadores nacionales para que estos se dediquen cien por ciento a la práctica del balompié.

Aunque el gobierno central ha invertido en la construcción de canchas de fútbol sintética, es muy prematuro decir que eso resolverá el problema de las infraestructuras, ya que los equipos no puede hacer uso de esas instalaciones como quisieran.

Que bueno fue ver en la Liga de Campeones de la CONCACAF el trabajo que hizo el Tauro el pasado martes en el estadio Rod Carew, donde le ganó por 2-0 a las Chivas USA, pero eso no es producto de la casualidad, si no que sus dirigentes invirtieron en técnico y futbolistas de nivel.

Si la empresa privada comienza a mirar el fútbol como un producto y se decide a invertir como debe ser en los clubes, el fútbol se puede convertir en producto generador de ingresos. Para eso, también es necesario que la liga profesional realice un mercadeo agresivo del producto, en este caso, el torneo profesional.

El salto al profesionalismo es una meta que tiene que darse, pero el gobierno y la FEPAFUT tiene que invertir más, porque en Panamá no hay que llamarse a engaño, aquí existen equipos no clubes y eso dista mucho de un país que quiere ser protagonista en los torneos regionales y mundiales.

Hay que reducir el número de equipos en la capital y mantener con mucho apoyo los de Chiriquí, Veraguas, La Chorrera, Colón y formar uno en Bocas del Toro, porque de esta manera podríamos explotar el regionalismo como se hace en el béisbol, para que el fanático entre como agente importante en el camino hacia el profesionalismo.

Este es un tema que tiene muchas aristas, pero por el momento no existen las condiciones mínimas para soñar con llegar a profesionalizar a los equipos de ANAPROF, porque muchos son cascarones vacíos, sin dinero, sin estadios, sin aficionados y sin un mercade adecuado para vender su producto.