Temas Especiales

31 de May de 2020

Más Deportes

NY está de fiesta

Viejo coliseo donde oficiaron Santa Misa tres Papas de la Iglesia Católica y se cumplieron espectáculos de todo tipo, incluyendo un inol...

Viejo coliseo donde oficiaron Santa Misa tres Papas de la Iglesia Católica y se cumplieron espectáculos de todo tipo, incluyendo un inolvidable concierto con el grupo “ rock ” más famoso de la historia: Los Beatles.

El mundo entero estará pendiente de la fecha en que desaparezca el estadio de béisbol con más historia del planeta. Y a propósito de la pugna deportiva entre los más grandes cerradores de la historia: Hoffman y Rivera, hay muchas cosas que no se han dicho. Y es que Trevor Hoffman el actual líder en juegos salvados tiene algunas diferencias en contra y que al final le van a pesar.

Nació el 13 de octubre de 1967, mientras que Mariano nació el 29 de noviembre de 1969. Dos años y medio más viejo que el panameño y que a lo último pesarán varias toneladas.

Por otro lado, tiene la ventaja que comenzó su carrera de cerrador, tres temporadas antes que Mariano Rivera.

A pesar de todo: Mariano acumula mejores números que Hoffman, incluidos los promedios de carreras limpias en todas las etapas de las Grandes Ligas. Tiene 11 temporadas con 30 o más juegos salvados y su cifra más alta es la de 54 juegos salvados en una temporada.

Hoffman con un promedio de carreras limpias de por vida de 4.02 contra un bajísimo promedio de Mariano no puede decir que su desempeño siquiera se acerca al del panameño. Y mucho menos que el ingreso al Salón de la Fama del astro chorrerano dependa de establecer el record en juegos salvados.

Los expertos se adelantan a asegurar que Mariano Rivera es YA el más grande de la historia y por ende, posee con toda seguridad y en propiedad, un nicho en el Salón de Cooperstown. Solo hay que esperar cuanto durará la carrera de Hoffman y si Mariano, estará lo suficientemente sano para jugar unas dos o tres temporadas más.

La diferencia que hoy tiene el uno sobre el otro de 73 juegos salvados parece no ser lo suficientemente abismal como para que el nuestro no quiebre dicho récord.

Solo hay que esperar y confiar en la salud del cerrador de Puerto Caimito. Por lo pronto, le vendo una butaca del Field Level del ya casi desaparecido ¡Yankee Stadium ¡