Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Más Deportes

Tremendo ‘regalo’ a Pelenchín

Tengo un gran respeto por aquellos apasionados que abrazan aquella frase que pregona: “A lo suyo con o sin razón”. No obstante, mi juram...

Tengo un gran respeto por aquellos apasionados que abrazan aquella frase que pregona: “A lo suyo con o sin razón”. No obstante, mi juramento de ofrecer siempre a mis lectores informaciones justas y bien balanceadas, me obliga a presentar los hechos según mi apreciación. Hay dos hechos que serán recordados de reinauguración del ahora Arena Roberto Durán. Uno, parte del escrito del periodista Aurelio Ortiz, en la edición “Online” de “Mi Diario” del 1º de mayo 2009, que dice: “El que no tuvo una buena acogida entre los aficionados fue el presidente Torrijos, pues, una vez entró al coliseo fue abuchado por la gran mayoría de presentes. Torrijos, cuyo gobierno invirtió en la remodelación del gimnasio, tuvo que subir inmediato al palco presidencial ante la rechiflada”.

El 2º y más importante, fue la gran decepción del pobre desenvolvimiento del “supercampeón” Celestino “Pelenchín” Caballero, que antes del cotejo habló de todo: Ejemplo: “Espero que Mathebula haya venido preparado para aguantar, ya que le voy a romper las costillas y lo golpearé como nunca lo han golpeado”. El 12 de abril 2009, aunque no me agrada usar la palabra “primicia”, di a conocer la estatura del retador Jeffrey Mathebula, 5´9” frente a la de Celestino, 5´ 11”. También el alcance, 180 cm del campeón contra 171 cm del surafricano; y la ventaja de Pelenchín en porcentaje de “KO”, 66.7% (22), contra apenas 48% de Mathebula (12). Pero lo más importante, di a conocer que el apodo de Mathebula era “The Mongoose” (la mangosta), que significa “un animal que se mueve rápido y ataca como una culebra”. Ustedes lo vieron ejecutar eso sobre el “ring” del “RD”.

Sobre el cuadrilátero Mathebula no solo confundió al doble campeón supergallo de la AMB y FIB, con su mayor velocidad y rapidez de manos, sino lo hizo lucir “torpe”, desesperado, y precisamente como lo señalé en mi escrito del 12 de abril: “un campeón que no tiene el nivel técnico de ex campeones como Laguna, Durán, Pedroza, Zapata o el “Ñato” Marcel”. Después del 4° asalto, Mathebula tomó el control del combate, y gracias a su récord frágil de “K”O (48%), que indica que no posee un “punch” rotundo e intrínseco, Pelenchín no saboreó el sueño profundo de los 10 segundos. Desde el inicio percibí un “olor fétido” a no tener TRES jueces totalmente neutrales. Era evidente de que el surafricano votaría por su paisano, lo mismo que Héctor Afú que en verdad me decepcionó. Haciendo mi caminata matinal, fui abordado por varias parroquianos que coincidieron en que le “regalaron” la pelea a Pelenchín.

El descaro de los 3 jueces que vieron la misma pelea, votaron los inexistentes 4 puntos de diferencia. (116-112), 2 de ellos a favor de Caballero, es lo que mantiene a los organismos de regentan el boxeo rentado, con ese signo de cuestionamiento de su credibilidad. Destaco que la contraportada de “Mi Diario”, 1º de mayo, página 32, título a 8 columnas “Se la regalaron”. “Pelenchín retiene su título mundial ante Mathebula en resultado cuestionable”. Agrego: la “diosa de la suerte” acompañó al compatriota de que uno de sus 3 resbalones no fue contabilizado como una caída.