Temas del día

29 de Feb de 2020

Más Deportes

Cooper y Hurdle en capilla ardiente

PANAMÁ. Los malos resultados en estos dos meses de temporada de los Astros de Houston y los Roqueños de Colorado, podrían ser determina...

PANAMÁ. Los malos resultados en estos dos meses de temporada de los Astros de Houston y los Roqueños de Colorado, podrían ser determinantes en el futuro como timoneles de Cecil Cooper y Clint Hurdle.

Ambas organizaciones acumulan un récord negativa, y se ubican en la última plaza de sus respectivas divisiones.

CASTIGADOS POR EL RELEVO

Una de las principales razones de la mala situación por la que atraviesa Clint Hurdle y sus Roqueños de Colorado, ha sido la mala actuación de su cuerpo de relevistas.

El panameño Corpas y sus compañeros han sido los protagonistas del 32% de las derrotas del equipo, y poseen la tercera peor efectividad en los bullpen de las mayores, con 5.65, siendo superados solamente por los Angelinos de Anaheim y los Nacionales de Washington.

Pero, los números negativos en el equipo dirigido por Clint Hurdle no es algo sorpresivo. Desde el 2002, cuando tomó las riendas del equipo, solo pudo terminar con saldo positivo en el 2007, cuando perdieron en la Serie Mundial ante los Medias Rojas de Boston.

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

La situación que se vive en los Astros de Houston con su director, Cecil Cooper, ha escalado a una gran tensión.

El timonel de la organización texana se ha caracterizado desde el año pasado, cuando tomó la dirección del equipo, en no tener una gran unión con sus jugadores.

Este año, la situación por la que pasa el veterano lanzador Roy Oswalt podría ser determinante en la salida de Cooper de los Astros.

El timonel ha hecho varias declaraciones en las que afirma que todavía está esperando que Oswalt haga lo que tiene que hacer.

La prensa de Houston lo cuestiona fuertemente por no apoyar las malas rachas de los que están bajo su mando.

Pero, las entrevistas no serán el único juez de Cooper. Malas decisiones técnicas le ha costado amasar el tercer peor promedio de victorias en las Grandes Ligas.