Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Más Deportes

¡A dejarla en alto!

PANAMÁ. Mientras otras selecciones del área ven la Copa de Oro como la oportunidad propicia para observar a nuevos jugadores, Panamá se...

PANAMÁ. Mientras otras selecciones del área ven la Copa de Oro como la oportunidad propicia para observar a nuevos jugadores, Panamá se ha tomado el torneo regional muy en serio.

Tan en serio, que ayer, el propio presidente de la República, Martín Torrijos, en una de sus últimas apariciones, antes de ceder el poder el próximo 1 de julio, entregó el Pabellón Nacional al capitán de la selección Felipe Baloy.

El equipo panameño viaja hoy a Estados Unidos, sede de la Copa de Oro para continuar su preparación, antes de hacer su debut el 5 de julio frente a la selección de Guadalupe, en la ciudad de Oakland.

En un sencillo acto y con el remodelado estadio Rommel Fernández de fondo, el presidente Torrijos le entregó la bandera al “Pipe” Baloy, y les deseó suerte a todos los jugadores.

Además anunció un aporte económico de 75 mil dólares.

A cambio, los jugadores prometieron hacer su mejor esfuerzo.

La consigna entre los jugadores parece ser la misma. Ga nar la Copa para lavar la cara, luego de quedar fuera en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

“Este será nuestro Mundial. Queremos ser campeones, porque sabemos que tenemos una deuda con los fanáticos”, comentó el defensa Román Torres, quien milita en La Equidad de Colombia.

En el 2005, Panamá estuvo cerca de conquistar el torneo, pero finalmente cayó en los penales ante Estados Unidos.

Este año, se presenta una buena ocasión para optar por el título, ya que al menos seis de las selecciones más fuertes, están concentradas más en calificar al Mundial que ganar la Copa.

Blas Pérez, uno de los jugadores emblemáticos, considera que la Copa de Oro, será para él, en lo personal, una revancha.