Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Más Deportes

Sánchez lanza el primer partido sin hit del 2009

PANAMÁ. Cuando el director de los Gigantes de San Francisco, Bruce Bochy, sustituyó a Randy Johnson por Jonathan Sánchez como el abrido...

PANAMÁ. Cuando el director de los Gigantes de San Francisco, Bruce Bochy, sustituyó a Randy Johnson por Jonathan Sánchez como el abridor en la noche del viernes frente a los Padres de San Diego, nunca imaginó que ese día cambiaría la vida del joven lanzador.

Y es que el puertorriqueño ha acumulado un récord en la temporada de tres victorias y ocho derrotas, que sumado a sus 16 triunfos y 26 fracasos de por vida, lo convierten en un lanzador poco temible.

El izquierdo comenzó la noche como una antesala de lo que estaba por venir. En el primer episodio, despachó a los tres primeros bateadores que enfrentó, dos de ellos por la ruta del ponche.

Y así fue la fórmula que prevaleció durante todo el partido. De los 27 outs que obtuvo Sánchez en el partido, 11 de ellos fueron guillotinados.

El juego perfecto 18 en la historia de las Grandes Ligas, primero desde el 2004, estaba a la vuelta de la esquina, ya que el control de Sánchez se ejemplificaba en su esplendor al no haberle dado base por bola a nadie de los Padres.

No fue hasta en el octavo episodio, cuando por un error del tercera base de los Gigantes, Juan Uribe, el jardinero Chase Headley llegara quieto a la primera base, rompiendo el encanto del partido inmaculado.

Pero el negativo detalle no fue suficiente para quebrarle la concentración a Sánchez, quien se mantuvo aplicando la misma ecuación desde el montículo.

Y así, el puertorriqueño ponchó al último bate de la ofensiva de los Padres en el partido, Everth Cabrera, y pudo conseguir el difícil logro de lanzar un partido sin permitir imparables.

“Antes del partido, nunca pensé estar tantos episodios en el montículo”, afirmó Sánchez.