Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Más Deportes

Las últimas del boxeo

MARAT KHUZEEV. Boxeador ruso de 28 años y registro de 18-4-1, hará su debut en América y será el próximo rival del fenomenal mexicano S...

MARAT KHUZEEV. Boxeador ruso de 28 años y registro de 18-4-1, hará su debut en América y será el próximo rival del fenomenal mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, el 8 de agosto en Guadalajara.

Alvarez solo tiene 19 años y se mantiene invicto en 28 combates. A la fecha ha triunfado por nocaut en sus últimos cinco compromisos y ha ganado los títulos welters de Fedecentro, Latino de la OMB y de la Federación Norteamericana de Boxeo (NABF, por sus siglas en inglés). Se espera que Khuzeev sea un exigente examinador.

MIGUEL CALLIST. El exretador mundialista de los pesos ligeros aún no tiene certeza de cuando será su próximo combate, al descartase su participación en el KO a las Drogas de la AMB de septiembre próximo.

Si bien es cierto que Miguelito ha perdido dos de sus últimos cuatro combates, es justo resaltar que sus derrotas han sido ante dos púgiles que en este momento son campeones mundiales superligeros, como Devon Alexander, que acaba de vencer a Junior Witter y el argentino Marcos René Maidana que derrotó a Víctor Ortíz.

ANA FERNÁNDEZ. Boxeadora venezolana que peleó recientemente en Panamá, dijo haber sido despojada de un legítimo triunfo en su combate de título mínimo interino de la AMB, del viernes último en Trinidad y Tobago ante la local Ria Ramnarine.

Fernández indicó que le ganó todos los asaltos a la trinitaria e incluso ella abandonó en el noveno asalto, pero el árbitro, el médico, el promotor y los supervisores la privaron de su victoria. De ser cierto todo esto, la AMB tendrá que pronunciarse al respecto.

AKIHIRO KONDO. Ganó el campeonato ligero de Japón al vencer por nocaut técnico en el primer asalto a Ryuji Migaki, quien hacía la primera exposición de su campeonato.

Kondo, de 24 años y récord de 12-1, 6 KOs, sorprendió a la cátedra, que tenía a Kigaki como amplio favorito. El desenlace se produjo apenas a cuarenta y cinco segundos de iniciado el combate y fue considerado como “impresionante” por la prensa nipona. Es el segundo nocaut más rápido en la historia de disputas de título nacional en Japón.