Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Más Deportes

Traficantes de medias verdades

Tengo muchas reservas con muy pocas excepciones, de los comunicadores que se jactan de especialistas en el fútbol, porque una y otras ve...

Tengo muchas reservas con muy pocas excepciones, de los comunicadores que se jactan de especialistas en el fútbol, porque una y otras veces han vendido esperanzas falsas de triunfos a los fieles devotos llamados “Marea Roja”, que los ha entusiasmado comprar los diferentes productos alusivos a esos triunfos aún por llegar. No hubo nada de clasificación para África 2010, y la última ilusión fue la Copa Oro, en donde el único galardón de la “sele” fue el de indisciplina al intentar agredir al árbitro, y provocó que los llamaran “maleantes”.

Pues bien, una vez más los “traficantes de media verdades” están en la palestra vendiendo un producto “sopeteado” y NO de la mejor calidad, como un producto de primera, que ahora llaman Liga Panameña de Fútbol, (LPF), que no es otra cosa que poner un “traje nuevo” pero con la mismísima “ropa interior” al mal llamado Asociación Nacional Pro-Fútbol, (Anaprof), que nació en 1988 y funcionó por 20 años sin pena ni gloria. Fue cómplice en el ascenso de AAA a la presidencia de la Fepafut, cuando modificaron la Res.11-97 para que cada uno de los 10 clubes tuviesen un voto en las elecciones, y no un voto como una sola liga. Son estos “alegres 10” como dicen, que recibieron $20,000.00 cada uno para dar cabida a este nuevo mercadeo que un diario ahora llama “la liga que siempre soñamos”. ¿Los masoquistas de la Marea Rojas caerán?

Tuve a bien escuchar un comentario de Dino Cardeliccio uno de los pocos comentaristas de fútbol con voz independiente y creo sin compromiso con los promotores del fútbol. Sobre la LPF Cardeliccio, dijo alto y claro en el programa de TV, Busquemos Soluciones, del colega Julio Miller, y comparto su punto de vista, que: “No puede tener futuro algo que no tiene base”. No hay duda de que vivimos en una sociedad en donde los envites financieros resultan cada vez más importantes y una de las consecuencias de ello es que los hombres y las mujeres tienden a ser cada vez más vulnerables. Esto ha traído como consecuencia que algunos han relegado a un plano secundario el voluntariado en el deporte, y ahora lo ven como un producto para generar ganancias. Con un buen cálculo, primer Ariel A. Alvarado descubrió que le era mucho más rentable dejar su profesión de abogado para hacer “supermercado” del fútbol con $6,000.00 al mes de los ingresos para fomentar este deporte. La misma virus contagió al ex DG de Pandeprotes, Ramón Cardoze, graduado de ing. químico, pero prefiere devengar su sustento del deporte, dicen que con 5,000.00 al mes de Prodena. Le compete a la Asesoría Legal de Pandeportes analizar si ese cambio de Anaprof a Liga Panameña de Fútbol se hizo al tenor del Art. 15-C de la Ley N° 50 y los Artículos 12 y 13 del Decreto Ejecutivo 599 que reglamenta la Ley N° 50 del 10 de Dic. 2007. Pregunto: ¿Es negocio de “venta” de Anaprof se aprobó en Asamblea, y si esa acto contó con el aval de PanDeportes como dice el Art. 30 del Decreto Ejecutivo 599?. En todo esto lo que no tiene el mejor olor es que las mismas canchas sintéticas construidas por Pandeportes bajo la DG de Cardoze, que incluye el Romelito que se debe explicar con qué fondos fue construido, en adición de la cancha sintética supuestamente construida para el fútbol del Colegio Artes y Oficios, donde no hay indicios de una liga organizada, son las que serán utilizadas no para masificar y fomentar el fútbol, sino en un negocio privado para lograr ganancias. Hay muchas cosas que aún no puedo revelar porque no tengo las pruebas. Es curioso que nada de eso lo comentan los llamados especialistas de fútbol, que forman parte de la “corte celestial” que intentan vender este producto como de primera calidad a la Marea Roja.