Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Más Deportes

La técnica Fong cobró $7,700

U n mal que parece un cáncer sin cura en nuestro firmamento deportivo, es que tanto la dirigencia gubernamental pagada, como la dirigenc...

U n mal que parece un cáncer sin cura en nuestro firmamento deportivo, es que tanto la dirigencia gubernamental pagada, como la dirigencia voluntaria, incluyendo al Comité Olímpico de Panamá, no entienden el concepto de familia deportiva, y si en verdad el denominador común es el progreso del deporte, todos deben abocarse a la reflexión y comenzar a trabajar juntos para que sus deportes puedan progresar, y así lograr mejores resultados en las competencias internacionales, y dar un ejemplo positivo a los atletas.

A continuación doy a conocer por razones de espacio, parte de una carta abierta con fecha 25 de agosto 2009, firmada por el Dr. Rogelio Rowe, pres. del Club de Natación Barracudas: Dice: “En el año 2003 el Club de Natación Barracudas se vio afectado por problema irreconciliables entre algunos padres de familia, la Junta Directiva y la entrenadora asistente del momento, María de los Ángeles Fong. No vale la pena entrar en el detalle de lo que provocó esta crisis, pero sí es importante que todos conozcan los resultados desafortunados de los mismos. Ante esta crisis, un grupo de padres disidentes deciden renunciar del Club Barracudas, dejando algunas cuentas pendientes por pagar, entre las que estaban los beneficios que reclaman la entrenadora de sus hijos, María de los Ángeles Fong, quien también fuera nadadora, luego entrenadora asistente del Club Barracudas que la vio crecer.

Este grupo decide formar otro club al que pretendieron ponerle el nombre de Barracudas Plus. Afortunadamente, después de la oposición atinada de la Junta Directiva y el apoyo de todos los miembros del Club Barracudas auténtico, el nuevo grupo se vio obligado a cambiar el nombre de su club a la que es hoy el Equipo Beldaganes Plus, liderada por su entrenadora jefa, María de los Ángeles Fong. No satisfecha con todos los problemas que enfrentaban Barracudas, la entrenadora María de los Ängeles Fong, movida por sentimientos no muy nobles, le pone una demanda laboral al Club Barracudas reclamando beneficios a lo que, moralmente no tenía derecho. Lamentablemente, la justicia es ciega y nos aplicaron las leyes como si fuésemos una empresa privada que, de sus ganancias, estaba obligada a pagar beneficios a sus empleados. Como resultado el fallo legal de los Tribunales Superiores favoreció a la demandante. Lo que hace más grave esta demanda, es que esos beneficios que la entrenadora Fong reclamó, estaban relacionados con servicios ofrecidos a los nadadores cuyos padres se fueron con ella a formar otro club, hoy el Equipo Beldagans Plus.

A pesar de ello, los padres de familia ni siquiera conocieron a la mencionada entrenadora, decidimos enfrentar la deuda y con responsabilidad y compromiso llegamos a un acuerdo con la entrenadora Fong, y el pasado 25 de julio le hicimos un último pago para completar la exorbitante suma de B/7,700.00. El Club Barracudas cierra este capítulo y deja en el pasado esta larga pesadilla. Hoy gracias a la tenacidad de los padres, entrenadores y atletas del Club Barracudas, logramos superar la crisis contra viento y marea y empieza una nueva era, sin esa carga que nos representaron estas demandas laborales. Aquellos padres de familia que, de una forma u otra contribuyeron con su granito de arena a esta causa injusta, nos queda la satisfacción de dejarlos a nuestros hijos, el mejor ejemplo de moral, ética, lucha, compromiso, responsabilidad y perseverancia”Atentamente, Dr. Rogelio Rowe, Presidente del Club de Natación Barracudas”. Una vez más hago un llamado a la unidad porque en esto el gran perdedor es el progreso y los atletas.