Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Más Deportes

A-Rod va por la redención

PANAMÁ. A inicios de la temporada, mencionar el nombre de Alex Rodríguez venía acompañado de un sinnúmero de especulaciones y escándalos.

PANAMÁ. A inicios de la temporada, mencionar el nombre de Alex Rodríguez venía acompañado de un sinnúmero de especulaciones y escándalos.

Sus problemas matrimoniales, las alegaciones del uso de sustancias ilícitas, su supuesta mala relación con los directivos de los Yanquis de Nueva York, en fin, el negativismo que lo rodeaba creaba una atmósfera en que este año sería como muchos otros para el astro, altos números en el calendario regular, una escueta producción en postemporada.

Pero según el propio jugador, todos estos rumores hicieron que se concentrara más en el juego, y menos en la excéntrica vida de una estrella de los Yanquis, algo que pareciera estar resultando, al menos, en la primera fase de la postemporada.

En solo tres juegos, Rodríguez ha producido más que en sus primeros 17 partidos con los neoyorquinos en octubre desde su llegada a la organización en el 2004.

Hasta el 2008, el tercera base había remolcado cuatro carreras y solo había conectado dos jonrones. Además, llegaba a esta postemporada sin poder batear en sus últimas 18 apariciones al plato con corredores en posición anotadora.

En esta última Serie Divisional, en la que los Yanquis barrieron en tres partidos a los Mellizos de Minnesota, Rodríguez ya acumula seis carreras impulsadas y dos cuadrangulares, uno de ellos en la parte baja de la novena entrada para empatar el partido y obligar a jugar episodios extras, en los que finalmente los del Bronx obtendrían el triunfo.

BUSCANDO EL ANILLO

Desde su debut en las Grandes Ligas, en 1994 con los Marineros de Seattle, Rodríguez nunca ha tenido la oportunidad de disputar una Serie Mundial.

Su llegada a los Yanquis parecía su oportunidad para conseguir su primer anillo, pero la sequía de títulos por la que atraviesa la organización neoyorquina desde el 2000, ha truncado las esperanzas de quien es considerado por muchos como uno de los mejores en la historia de las mayores.

Ahora, a Rodríguez solo le queda seguir aplicando lo mismo que hasta ahora, y tratar de por fin redimirse con los fanáticos neoyorquinos, quienes lo han tildado de héroe y villano en múltiples ocasiones desde su llegada a los Yanquis.