Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Más Deportes

¿Garantiza una inversión millonaria los títulos?

PANAMÁ. La fuerte depresión que vivió la economía mundial desde septiembre del 2008 hasta el mes pasado, no impidió que Florentino Pére...

PANAMÁ. La fuerte depresión que vivió la economía mundial desde septiembre del 2008 hasta el mes pasado, no impidió que Florentino Pérez volviera al trono del Real Madrid por segunda vez con la chequera y la pluma listas para entrar a la cancha.

Para los más críticos, la política económica del presidente es desorbitante; para otros fue el gran salvador del club durante su primer mandato (2000-2006), cuando recuperó al club merengue de una inminente y sorpresiva quiebra.

Luego de que en esa primera etapa contratara a figuras como Zinedine Zidane, Luis Figo, Ronaldo y David Beckham, arriesgando para ganar, en este año no ha cambiado su filosofía.

HAY QUE GANAR PARA PAGAR

"Queremos un Madrid líder en lo deportivo, en lo económico y en lo social". Éstas fueron las palabras de Florentino Pérez en la toma de posesión del cargo este año.

En una nueva depresión, esta vez deportiva, Florentino llegó al club dispuesto a que "sea considerado el mejor del siglo XXI" y a recuperar el prestigio perdido, basándose, nuevamente, en la inversión.

En los cuatro meses que lleva en la presidencia, ha gastado, sólo en contrataciones, más de 300 millones de dólares, donde sobresale la galáctica suma de 120 millones sólo por Cristiano Ronaldo.

En la temporada pasada, el Real Madrid facturó 520 millones de dólares, pero hasta el día de hoy, se enfrenta a deudas que superan los mil millones de dólares. Aquí es donde ingresan al terreno de juego la ingeniería financiera, los malabares económicos y los amigos bancarios.

Según un informe presentado por el economista español José María Gay, la política del club madridista “es insostenible, ya que gasta mucho más de lo que ingresa”.

El Madrid sobrevive a las crisis con números negativos, esta vez está obligado a ganar la Liga de Campeones si quiere saldar su deuda, ya que ni con el ingreso por derechos de televisión y marketing lo haría.