Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Más Deportes

Doble moral de Mr. Brown

Continúa su peregrina y ponzoñosa campaña Mr. Brown tratando de confundir sobre el caso del COP y, de paso, irrespeta a los Magistrados....

Continúa su peregrina y ponzoñosa campaña Mr. Brown tratando de confundir sobre el caso del COP y, de paso, irrespeta a los Magistrados. Además, hace apología de la humillante genuflexión del ex presidente Torrijos. Según su doble moral, la anulada elección fraudulenta del 19 de marzo de 2008 y la inscripción delictiva de Sanchiz en el Registro Público es válida, pero la directiva electa el 15 de diciembre de 2006 de acuerdo al estatuto, la Carta Olímpica y por los directivos legítimos vigentes no lo es.

Insiste en equiparar el reconocimiento del COI al COP como un ‘reconocimiento’ a la junta directiva. Preguntas: Si en 1947 se reconoció al COP como tal, ¿qué norma de la Carta Olímpica dice que tiene que repetirse cada cuatro años? ¿Si la elección de directivos del CON no la decide la mayoría de sus miembros, sino el COI, cómo queda la autonomía e independencia establecidas en la Carta Olímpica?

Mr. Brown, indique la norma o texto de aplicación de la Carta Olímpica que faculta al COI a regular el proceso electoral de un Comité Olímpico Nacional (CON) y otorgar el reconocimiento a la junta directiva que resulte electa en ese proceso. Si la encuentra me retracto.

Por otra parte, la personería jurídica del COP conforme a la Constitución, las leyes nacionales y su estatuto aprobado por el Órgano Ejecutivo son requisitos indispensables para su validez y ser oponibles a terceros. Así, la Resolución 45 de agosto de 1970 que otorgó la personería jurídica al COP, dice: ‘toda modificación posterior de los estatutos necesita la aprobación previa del Órgano Ejecutivo’. Por ello, toda reforma requiere primero tal aprobación para enviarla al COI.

Además, ¿por qué el chantaje al país para que se restituya en el Registro Público la directiva nula por ilegal de Sanchiz si basta el ‘reconocimiento’ del COI? Si hay COP personales y no uno por país como pretende, sería bueno Mr. Brown que indicara la norma de la Carta Olímpica que ofrece esa anarquizante posibilidad. Ofrezco nuevamente mi retractación si la encuentra.

La Ley 50 de 2007 no tiene los alcances coloniales que ensaya Mr. Brown. Ya el Primer Tribunal Superior de Justicia sentenció que: ‘Dentro de estas normas transcritas (art. 21 y 22) en ningún lado se establece que el Comité Olímpico Internacional debe aprobar la Constitución de la Junta Directiva escogida conforme al estatuto que rige al Comité Olímpico de Panamá’. Pero Mr. Brown sigue irrespetando a los Magistrados.

Sobre el ‘grupo de personas totalmente ajenas’ al COP aclaramos, como a Pere Miró, que ellas son los presidentes de las federaciones y organizaciones deportivas a quienes Mario Vásquez Raña se dirigió como tales en notas de enero de 2007 y todavía están vigentes, incluido el suscrito.

Las disciplinas deportivas que forman parte del programa de los Juegos Olímpicos tienen que formar parte del COP de acuerdo a la Carta Olímpica. Al ser marginados los delegados de esas federaciones se violentó la Carta Olímpica y se les suplantó por una estructura de ‘delegados permanentes’ antidemocrática que quedó abolida por los fallos judiciales que Mr. Brown desacata y aplaude su burla.

Los Comité Olímpicos Nacionales se constituyen de conformidad con su respectiva ley nacional. Si no, vea los casos de España, México, Ecuador, etc. También el COI y la ODEPA están constituidos y domiciliados en Suiza y México, respectivamente, sujetos a esas legislaciones nacionales.

Solo a Mr. Bown y su mentalidad colonialista se le ocurre que el COI, un club de personas naturales y la Carta Olímpica que es su estatuto, están por encima de los ordenamientos jurídicos y la soberanía de los Estados. Ni la ONU ni la OEA osan tal exabrupto.

Pero es entendible la postura interesada de Mr. Brown, nombrado por los usurpadores como ‘coordinación de prensa’ del COP artificial paralelo, lo cual le impide un análisis objetivo. Por lo contrario, yo no estoy aferrado a nada y dejaré el cargo a más tardar el 15 de diciembre próximo irrevocablemente.

Este año celebramos el décimo aniversario de la reversión del Canal a manos panameñas. Es inadmisible que sea empañado por planteamientos mercenarios que además son anarquizantes y lesivos a la Soberanía Nacional, ofensivamente emitidos precisamente en este Mes de la Patria.