Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Más Deportes

Warriors, imparables y con un legado por concretar

Un equipo formado por estrellas de alto perfil, está listo para ir en busca del campeonato de la NBA, ante sus rivales del Este

Warriors, imparables y con un legado por concretar
Klay Thompson es una de las fichas altas a las que apuesta Golden State para ganar el campeonato.

Después de un paso impecable por los playoff, Golden State Warriors se consolida como uno de los mejores equipos que ha pisado las duelas de la NBA.

El noveno equipo que llega sin perder partidos a la final de la liga tiene que demostrar solo una cosa en esta temporada: que fueron armados para recuperar la supremacía robada por los Cavaliers.

¿HISTÓRICOS?

Golden State llega a su tercera final consecutiva de la NBA, en esta ocasión sin la enorme presión de ganar un campeonato por primera vez en 40 años, o de jugar siendo el equipo con la mejor marca de la temporada regular.

Fueron dos momentos de presión sicológica absoluta.

En la temporada 2014-2015, ganaron 67 partidos y superaron a los Cleveland Cavaliers 4-2, con toda la presión de romper 40 años de sequía de títulos.

Para 2015-2016, los Warriors rompieron la marca de triunfos en temporada regular. Fueron 73 victorias, que sumadas a las que obtuvo en los playoff sumaron 88, cifras nunca antes logradas por un equipo en la liga.

Sin embargo, sucumbieron 4-3 ante los Cavaliers, un revés doloroso y a la vez aleccionador para Golden State.

Ahora, con 67 victorias en la temporada 2016-2017, los Warriors no han tenido la gran presión de las dos campañas anteriores, solo el período de cuatro semanas en que Kevin Durant estuvo fuera de acción resultaron algo estresantes, cosa que resolvieron rearmándose con sus herramientas a mano.

Los Warriors barrieron sus tres series de postemporada y ahora descansan, en espera de su rival entre los Cavaliers y Boston Celtics.

Sí, es posible llamar ‘históricos' a estos Warriors, por sus antecedentes y los hechos actuales; el adjetivo encaja a la perfección, y sin discusiones.

ARMADOS Y PELIGROSOS

La administración del equipo hizo un solo movimiento durante la temporada baja.

Contrataron a uno de sus grandes rivales: Kevin Durant, el enorme alero de 2.1 metros de estatura que hizo época con Oklahoma City Thunder, ganando un premio al Jugador Más Valioso en la temporada 2013-2014, ganador de un campeonato mundial, dos medallas de oro olímpicas y que ayudó a Oklahoma a llegar dos veces a las finales de la NBA, ambas en causas perdidas.

Durant quería estar en un equipo aspirante al campeonato con miras a pelear nuevamente por un anillo de titular en la NBA, y los Warriors necesitaban un jugador que complementara su ya poderosa escuadra, liderada por Stephen Curry, otro MVP en conjunción con Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, sus estrellas de las últimas cuatro temporadas.

Así fue como Durant firmó por dos años y $54.3 millones con los Warriors, al que ha ayudado a alcanzar estas marcas perfectas de playoff.

Golden State agregó a Durant para ganar la NBA en sus dos años de contrato, y el jugador quiere el anillo que hace falta en su vitrina de colecciones de alto valor.

Los Warriors descansarán una semana antes del primer partido en su casa del Oracle Arena el 1 de junio, algo que no tuvieron en sus dos temporadas anteriores, donde las exigencias de juego les impidieron reponerse del agotamiento físico y mental.

Luego de ser eliminados por un durísimo 4-0, el entrenador de San Antonio Spurs, Gregg Popovich, hombre poco dado a lanzar elogios, se desvivió en ellos por los Warriors, a los que sin dudas señaló como ‘el mejor equipo de la NBA en estos momentos'.

Una opinión que los propios Warriors deben consolidar cuando disputen las finales muy probablemente ante los Cavaliers, hecho inédito en la historia de la liga, de tres series en años consecutivos por los mismos equipos.

NÚMEROS QUE CUENTAN

Golden State luce imparable en esta fase decisiva de la campaña

67

triunfos lograron los Warriors en la temporada regular 2016-2017, superando las 60 victorias por tercer año.

12-0

es la marca del equipo en esta postemporada, siendo el noveno equipo en llegar a la final de forma invicta

$54.3

millones pagó Golden State por los servicios del alero Kevin Durant, con el propósito de ganar un segundo campeonato.