Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Más Deportes

Juan de Dios Crespo Pérez 'El deporte es una forma de hacer la guerra sin pegar un tiro'

Abogado litigante ante los máximos organismos del deporte, quien ha defendido, entre otros deportistas, a Messi y Paolo Guerrero, expresa su inquietud ante el amaño de partidos, las apuestas y el dopaje de Estado

Juan de Dios Crespo es especialista en Derecho Deportivo, Derecho e-Sports, Derecho del Espectáculo y Derecho Mercantil.Melissa Bolaño

El nombre del abogado español Juan de Dios Crespo Pérez seguramente tiene poco eco inmediato en Latinoamérica, pero cuando se le menciona asociado al hecho que fue (junto a su bufete) el defensor de Lionel Messi ante la FIFA en el año 2017 logrando que le borraran la sanción de 4 partidos sobre el final de una eliminatoria que amenazaba con dejar a Argentina al borde de la eliminación para Rusia 2018, adquiere relevancia; más todavía, si se le suma que el corazón de Perú estuvo en vilo por la sanción a su máxima figura, Paolo Guerrero, que le impedía jugar el Mundial al haber dado positivo por un metabolito de la cocaína ingerido, según el jugador, al consumir té de coca, que Juan de Dios logró aplazarla consiguiendo que Guerrero disputara Rusia 2018 y después cumpliera la sanción.

El Dr. Juan de Dios Crespo Pérez estuvo la semana pasada en Panamá como disertador principal del Primer Seminario Internacional de Derecho, gestión y periodismo deportivo. Reconocido como uno de los abogados más prominentes en Europa (principalmente en España), en Derecho Deportivo y en Derecho Internacional, autor de libros en su especialidad y catedrático universitario, aceptó al final del seminario explayarse sobre algunos de los tópicos que abordó.

Cordial, ameno en su conversación, expresó su deseo de regresar porque: “He visto poco de Panamá, lo que sí he visto es la amabilidad de la gente, cosa que es de agradecer”; por su corta estancia en la ciudad le surgió a horas de partir la nostalgia de no haber “conocido el Canal de Panamá”.

Escuché la argumentación que cuestiona el Derecho Deportivo como una rama particular, ¿hay un Derecho Deportivo o el Derecho Deportivo es una suma de aspectos de otras ramas del Derecho?

Para mí existe un Derecho Deportivo porque es una suma de derechos: en ese cúmulo, su derecho laboral es especial, el derecho disciplinario es especial, los reglamentos son especiales, el dopaje es especial, todas esas cosas que no existen en el derecho laboral normal, en el derecho civil normal, que son una serie de componentes estrictamente deportivos, lo hacen especial y diferente.

En Europa, ¿cuál es el aspecto jurídico del Derecho Deportivo que más demanda tiene de parte de clubes y jugadores?

Lo que más demanda da son las rescisiones de contratos con o sin justa causa, porque algún jugador o algún club no cumple, no paga y entonces un jugador no acude a los entrenamientos; luego a nivel internacional hay muchos casos del Fair Play financiero en la UEFA, es decir incumplimiento en las finanzas para poder participar en las competiciones europeas, los casos de dopaje y últimamente los casos de corrupción y ética, donde estamos también trabajando mucho, es decir, un sinfín de cosas… es un abanico amplio con cada vez más casos.

Estos temas se movían anteriormente en un área gris, inaccesibles a la exposición pública, ¿las instituciones regentes del deporte FIFA, EUFA, COI, FIBE, FIA etc., ¿se han abierto más para abordarlos?

Hay un control más claro pero por varios motivos, uno de ellos es la actuación de los abogados que hemos conseguido ganar pleitos que han hecho cambiar a las instituciones, hemos conseguido abrir un poquito la ventana para que entre un aire fresco y eso hace que las instituciones, que antes eran reacias y renuentes a hacerlo, a través de sentencias y juicios lo han hecho.

Después por supuesto las propias instituciones se han dado cuenta que el abogado no es un enemigo, el abogado es un coadyuvante para las instituciones internacionales, ya no nos ven como enemigos sino como gente que apoya, de hecho doy clases en los master de la FIFA, en los master de la EUFA, en muchos master de instituciones deportivas que han integrado a los abogados dentro de esa nueva vida que está ocurriendo dentro del mundo del deporte.

Sé que muchas personas piensan que la corrupción existe; en todos los altos organismos ha existido y puede existir todavía, pero creo que hay un viento de aire fresco ahora que hace que esté caminando, sobre todo gracias a los abogados y los pleitos que hemos llevado desde hace 10, 15, 20 o 30 años.

Hoy sobre todo en Europa, ¿se juega más con la aplicación del Derecho?

Absolutamente, voy a dar una anécdota: antes uno llamaba por teléfono y no le contestaban, ahora todos tenemos los móviles (celulares) de unos y otros. Hay una cercanía, que no solo es telefónica sino que ya nos entendemos, hablamos, discutimos; puede tener la razón uno o el otro pero al final no hay una cerrazón como era hace años, una especie de castillo imposible de asaltar, ahora el castillo abre las puertas.

Ubicando el enfoque en América, ¿se crece deportivamente cuando se tienen legislaciones claras que lo regulan?

Por supuesto, es uno de los puntos clave que he defendido toda mi vida: la regla debe ser clara y legal, es decir que siga el derecho, con esas premisas es suficiente; pero es cierto que a veces no hay reglas porque no las tienen o las tienen pero son oscuras o las tienen pero son ilegales. Ese es el punto clave: que haya reglas, que no sean oscuras y que sean legales.

Sobre el dopaje lanzó una frase crítica e irónica en la que dijo: “lo importante es la salud del deporte y no la del deportista”, ¿me puede ampliar su criterio?

Es una frase quizás un poco exagerada por mi parte, en la WADA (Agencia Mundial Antidopaje) la gente dice que la salud del deportista es lo primero y que, después, está el incumplimiento de las reglas deportivas con la ayuda de métodos de dopaje para mejorar la actividad deportiva y conseguir mejores resultados, yo creo que es al revés: el dopaje debe estar hecho para impedir que haya desigualdad en el deporte, que el que gane sea el mejor y no el que se ayuda con métodos distintos a los naturales y que, después, la salud del deportista debe ser colateral, es decir debe desaparecer ese criterio.

La Agencia Mundial Antidopaje (WADA) es para el antidopaje no es para la salud del deportista, el deportista debe entender que ya es sumamente mayor como para saber lo que hace y no hace. Cuando se afecta el deporte en sí, es decir que gana alguien que no debe ganar, gana un tramposo. Pero es algo exagerado por mi parte porque creo que la agencia antidopaje es exageradamente dura en sus sanciones, que debe divergir un poquito, tomar un camino de sanción solo a los deportistas que hacen algo para ganar y no a todo el mundo; a veces se encuentra uno con casos donde hay alguien que de manera inopinada toma algo y las sanciones son casi igual de duras como cuando alguien que toma algo para ganar.

Usted sostiene que el dopaje es un problema geopolítico, ¿me puede ampliar su afirmación?

Hombre, el deporte es una forma de hacer la guerra sin pegar un tiro, recordemos lo que pasó con la ex República Democrática Alemana que era un país de 17 millones de habitantes que tenía tantas medallas como la extinta Unión Soviética o los Estados Unidos. No olvidemos los aspectos negativos del dopaje en China, en Rusia, que son para mejorar la imagen del país y para hacer ver que su país es el mejor; ahí es donde digo que es geopolítico porque se utiliza el deporte como un arma de lanzadera para decir: ¡Aquí estamos, somos los mejores!

Es una arma geopolítica porque cuando tienes a los mejores deportistas tienes los mejores sponsor, la posibilidad de tener más dinero, más calidad, etc. Entonces todo eso hace que para mí sea un tema geopolítico y el dopaje de Estado (como en Rusia con los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 y también en China a cierto a nivel), es algo que está preparado. Ahora dicen incluso que en Kenia se preparan para que los atletas keniatas estén protegidos por su agencia antidopaje, eso no lo sé; lo que sí conozco son los casos que ha habido, los casos en que la geopolítica existe, en el sentido más lato de la palabra: “Ser mejor en el deporte para ser mejor políticamente”.

¿A usted qué lo llevó al Derecho? ¿Descubrió que era muy hábil con la palabra y el pensamiento?

Le voy a decir la verdad: yo quería ser periodista. Quería ser reportero de guerra, me gusta mucho escribir y hablar, me gustaba mucho el periodismo, lo que pasa es que en mi época de estudiante no había facultad de periodismo en Valencia, había que mudarse a Madrid o Barcelona y no tenía capacidad económica para hacerlo; por tanto tuve que elegir otra carrera y la más cercana al periodismo era el derecho: uno escribe mucho y uno habla mucho.

Los partidos amañados y las apuestas, ¿le están haciendo un enorme daño al deporte mundial?

Sí, muchísimo, por eso colaboran la Interpol con la FIFA, con la UEFA, con la WADA, porque hay partidos amañados en todos los sentidos, que impiden la justicia en el deporte. ¿La justicia en el deporte cuál es? No es el Derecho, la justicia en el deporte es que gane el mejor, y con esto no gana el mejor.

¿Es posible vencer en esta pelea?

Es una pelea de largo alcance; no lo sé, pero cada día que se gana algo se gana para la felicidad del deporte. Hagamos algo, si no hacemos nada es cuando se pierde, seguro.

Dos jugadas jurídicas

Messi

Argentina no encuentra el rumbo para encauzar la eliminatoria hacia Rusia 2018. El 23 de marzo de 2017, la albiceleste enfrenta a Chile en Buenos Aires, venciéndole 1-0 pero, en el transcurso del partido, Messi profiere unas palabras cerca al cuarto árbitro, el brasileño Emerson Augusto do Carvalho, quien le había sancionado por una falta; éstas son captadas por la televisión. Traducidas mediante la lectura facial son un insulto hacia do Carvalho.

El brasileño no lo consigna en el acta. Dirá luego que Messi gesticuló “algo que en ese momento no entendí. Solamente después, a través de la prensa, entendí que se trataba de un insulto”. La FIFA actúa de oficio y lo sanciona con 4 partidos. Cinco días después, el 28 de marzo, no puede jugar contra Bolivia en La Paz, Argentina pierde 2-0. A la albiceleste le quedan 4 partidos y Messi solo podrá jugar el último de ellos. Antecedida de las disculpas públicas de Messi, la estrategia legal de Juan de Dios se sustenta principalmente en que: “La FIFA llevó a cabo un proceso de oficio, cuando no debía haberlo llevado a cabo porque las palabras soeces que pronunció Messi no fueron voluntariamente despectivas para con el árbitro, el árbitro no lo reflejó en el acta arbitral, por lo tanto no estimó que fuera insulto para él”. Sobre el idioma portugués del árbitro, sostiene que ejerce en Suramérica, por lo tanto entiende el español. El 5 de mayo de 2017, la FIFA resuelve anular la sanción de los 4 partidos y la multa, Messi regresará para enfrentar a Uruguay, Venezuela, Perú y Ecuador. Argentina clasificará al Mundial en el último partido ante Ecuador.

Paolo Guerrero

La máxima figura de la Selección de Perú da positivo por un metabolito de la cocaína tras un control en el partido clasificatorio al Mundial jugado en Buenos Aires, el 5 de octubre de 2017, que concluye 0-0. El jugador argumenta que es el resultado de haber ingerido té de coca debido a un cuadro gripal. Con la selección peruana clasificada al Mundial, Guerrero es sancionado con 14 meses de suspensión por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), se perderá la Copa Mundial Rusia 2018.

Juan de Dios Crespo, mediante una serie de recursos logra a días de que se entreguen las listas definitivas de los jugadores para el Mundial, que el Tribunal Federal de Suiza se pronuncie y suspenda de forma provisional la sanción de 14 meses hasta después del evento. Guerrero jugará el Mundial.