Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Más Deportes

El béisbol y fútbol van al ruedo frente a la pandemia

El panorama actualmente no es de lo más alentador, pero tanto unos como otros apuestan a que se encontrará un equilibrio y, con ello, se volverá a los coliseos, aunque en un principio sin los fanáticos.

El béisbol y el fútbol, los dos deportes colectivos más populares en los últimos años, se han desperezado y han vuelto a poner al tapete la posibilidad de ser de los primeros en volver a la actividad.

La Liga Profesional de Fútbol está lista, y para ello ha realizado reuniones virtuales con sus miembros y trabajado en un documento que incluye un protocolo sanitario.Cedida

El panorama actualmente no es de lo más alentador, pero tanto unos como otros apuestan a que se encontrará un equilibrio y, con ello, se volverá a los coliseos, aunque en un principio sin los fanáticos.

El béisbol espera hacerlo a finales de septiembre con un torneo nacional mayor, mientras que el fútbol programa sus torneos Clausura y la Copa Rommel para un poquito después.

La decisión del béisbol se tomó hace dos semanas, en una reunión plenaria efectuada en forma virtual; en tanto que el fútbol lo determinó en mayo pasado, aunque su intención de volver a las canchas se oficializó también en julio, con el lanzamiento del documento 'Retorno a la competencia'.

Ahora bien, en este rejuego de ideas y propuestas, donde ambas disciplinas han entregado un protocolo, la última palabra la tienen las autoridades sanitarias, apostando siempre por la salud y en beneficio de todos los involucrados.

El director administrativo de la Fedebeis, Esteban Carrasco, y el director médico de las selecciones de fútbol, Gerinaldo Martínez, nos hablan un poco de cómo se afrontará la competición en esta 'nueva normalidad'.

Peloteros, en una burbuja

“El virus no nos ha tratado de la mejor forma, pero existe el ánimo de ver béisbol y, en el caso de las Ligas, su decisión probablemente va acompañada del deseo de los peloteros de que haya un torneo”, dijo Carrasco.

El béisbol espera realizar su torneo nacional mayor en septiembre próximo, en tres estadios de la región central del país.Cedida

Recordó que la directriz que había originalmente era la de realizar el torneo en agosto, pero la situación no lo ha permitido.

Señaló que el documento que se presentó al Ministerio de Salud es extenso y completo, teniendo como eje principal el jugar en dos o tres estadios (Los Santos, Herrera y Coclé), aunque existe la remota posibilidad de utilizar el Rod Carew, en la capital.

“Los jugadores estarían en una burbuja. Irían del hotel al estadio y viceversa, sin tener contacto con nadie que no esté involucrado con su equipo, fuera del que va a tener durante el partido”, explicó Carrasco.

Los estadios serían desinfectados antes de la competición y luego de cada partido, incluyendo las bancas o cuevas y los camerinos, al igual que los transportes que se utilizarían.

Los jugadores y todas las personas involucradas tendrían que cumplir con el protocolo sanitario, además de que cada equipo tendría un comité de salud y la federación uno de bioseguridad, que trabajaría durante el campeonato.

Aún sin presupuesto

Todavía no hay un presupuesto previsto para la competencia, que se desarrollaría en aproximadamente 35 días, 11 de ellos para la fase regular.

Las novenas tendrían entre 20 y 25 días para entrenarse con, quizás, el 90% de la plantilla que se presentó originalmente en marzo pasado.

Carrasco, exdirigente del béisbol santeño, destacó que la Fedebeis apoyará a las representaciones provinciales, dependiendo de la situación económica en que se encuentren.

Aclaró que este apoyo aún está en la mesa para su análisis, porque todo va a depender de las “necesidades de cada liga” y de dónde se obtendrán los recursos para cada una de ellas.

Está consciente de que hay muchas voces que se oponen a que se realice el torneo, pero también lo está de que mientras el virus siga entre nosotros, deben buscarse los mecanismos para tratar de hacerlo, como ocurre en otros países.

“Si en otros países se está tratando (de que haya actividad), nosotros también debemos tener la capacidad de hacerlo, siempre que el Minsa lo estime conveniente”, matizó Carrasco.

Idénticas expectativas

El fútbol tiene idénticas expectativas, aunque su dirigencia ya, incluso, preparó un portafolio de trabajo, donde está incluido el protocolo sanitario.

El mismo fue preparado por un grupo de especialistas, liderados por el doctor Gerinaldo Martínez, quienes revisaron documentos similares de las ligas profesionales de España, Alemania, Argentina, Colombia y Corea.

“Elaboramos un protocolo cónsono con nuestra realidad y economía”, y que toma en cuenta las principales normas que recomendó el Minsa para la reapertura de las empresas, señaló el galeno.

El documento fue presentado virtualmente a los equipos técnicos y médicos de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), y a los directivos de los equipos clasificados a la Copa Rommel Fernández, aunque son realidades muy diferentes.

El doctor Martínez explicó que a cada club se le pidió contar con un comité de salud, compuesto, entre otros, por un jugador y un médico o fisioterapeuta.

La hoja de ruta del protocolo cubrirá varias fases antes del retorno a las canchas, que incluirá pruebas de PCR (hisopados) a cada miembro de la plantilla en los entrenamientos y a pocos días de celebrarse un partido.

Además de las conocidas medidas básicas, como el distanciamiento en los camerinos, el uso de mascarillas y el lavado de manos.

Realidad económica

Indicó que el uso de una burbuja, como haría la Fedebeis, es lo más recomendable, pero todo se circunscribe a la realidad económica de cada equipo.

Apuntó que la burbuja sería un instrumento importante para que exista un mejor control, pero la realidad económica que vive el béisbol es diferente al fútbol, sobre todo si se tiene que trabajar con equipos, como es el caso de los que intervendrán en la Copa Rommel.

En ese sentido, precisó que ha insistido en la necesidad de organizar los servicios médicos generales en el fútbol y que, en esta ocasión, se le informó que para la Copa Rommel se contará con un médico.

El doctor Martínez se mostró anuente a colaborar con ambas ligas y a ser un intermediario ante cualquier eventualidad, pero insistió en que cada club tendrá que contar con su comité médico.