Temas Especiales

01 de Feb de 2023

Más Deportes

El fútbol y el béisbol, escenarios experimentales para los Juegos Olímpicos

Las ligas nacionales de fútbol y béisbol del Japón están siendo utilizadas para evaluar el manejo de multitudes en los escenarios deportivos para enfrentar la pandemia. Noviembre es un mes clave

Los testeos en los estadios japoneses aportan información para fortalecer las medidas de prevención. El control acertado de la multiplicidad de visitantes desde la antesala, será fundamental para el éxito de los juegos.Shutterstock

Con el primer ministro del Japón, Yoshihide Suga, en la reapertura de las sesiones de la Dieta (parlamento) al inicio de la semana, afirmando que su país trabaja decidido en realizar los Juegos Olímpicos “como prueba de que la humanidad ha vencido el virus”, no quedan dudas de que serán valientes ante el desafío.

Para los Juegos Olímpicos reprogramados para llevarse a cabo en 2021, del 23 de julio al 8 de agosto, y del 24 de agosto al 5 de septiembre los Paralímpicos, las obras programadas fueron concluidas oficialmente con la ceremonia de entrega del Centro Acuático de Tokio ubicado en Tatsumi Seaside Park, distrito de Koto, el pasado sábado.

El complejo, que cuenta con la piscina con más alto nivel del mundo, recibirá las competencias de natación y natación artística, y como todos los otros escenarios de última generación, es “respetuoso con el medio ambiente, introduce energía de vanguardia como la utilización de calor subterráneo para mantener la temperatura del agua”, según las palabras de la gobernadora de Koto, Yuriko Koike, recogidas por el diario deportivo Tokyo Sports.

Pero no se trata solo de los escenarios, sino igualmente de hacer realidad el evento buscando que no pierda ni la trascendencia mundial ni la concurrencia masiva de aficionados a las competencias. El punto medular está en la capacidad para demostrar que pueden controlar y contener la propagación del virus, sobre todo por la enorme cantidad de visitantes extranjeros que supone la puesta en escena del certamen. A nivel interno, Japón ha alcanzado los 100,180 casos de coronavirus, con un total de 1,755 muertos, cifras que se consideran bajas para un país con más de 120 millones de habitantes.

Estadios y concurrencia

Para alcanzar un alto nivel de preparación en el control del virus, Japón han estado realizando simulacros incluyendo cámaras de reconocimiento facial en los diferentes escenarios que acogerán los juegos, buscando que con la utilización de tecnología de punta se facilite el registro de atletas, acreditaciones de los medios de comunicación, monitorización de las superficies corporales de los espectadores, verificación de que porten su respectiva mascarilla, etc., evitando de antemano el contacto que supone el registro personal directo y detectando cualquier caso en portadores.

El fútbol y el béisbol, escenarios experimentales para los Juegos OlímpicosShutterstock

El laboratorio colectivo lo han enfocado principalmente en los partidos de las ligas nacionales de fútbol y béisbol, en los que se ha estado permitiendo el ingreso de miles de aficionados al 50% de la capacidad de los estadios. Un testeo que van a ampliar, a partir de hoy hasta el próximo domingo 1 de noviembre, facilitando el acceso del 80% de la capacidad total en tres partidos de béisbol en Yokohama. El propósito inmediato es saber si pueden seguir relajando los límites y llenar los estadios, según lo expresado por Yasutoshi Nishimura, ministro de Revitalización Económica y responsable del panel para la coordinación de la pandemia.

Noviembre, mes de expectativas

El mes de noviembre se presenta como un mes de eventos a considerar; uno de ellos será la visita a Japón del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, la cual está agendada inicialmente para realizarse a mediados de mes, probablemente el 16 o 17 de noviembre. Bach se reunirá con el nuevo primer ministro Suga y el director general del comité organizador de Tokio 2020, Toshiro Muto, y se espera después un pronunciamiento de su parte.

También el comité organizador local ha anunciado que se abrirán durante este mes las atenciones a las solicitudes de reembolsos de los aproximadamente 4,48 millones de entradas para los Juegos Olímpicos y unas 970,000 para los Juegos Paralímpicos, vendidas a través del sitio web oficial. Estas continúan teniendo validez en los eventos reprogramados para quienes quieran mantener su asistencia. Más adelante se evaluará la apertura para una nueva venta, en un último paquete de entradas condicionadas en función de la capacidad permitida debido al virus.

Para mantener el espíritu nacional en constante sintonía con los juegos, la llama olímpica se exhibirá públicamente en la prefectura de Ishikawa, en el centro de Japón, este 7 de noviembre, mostrándose luego en otras 14 prefecturas, antes de retomar el cronograma original establecido para el relevo de la antorcha en cada región, el cual comenzará el 25 de marzo próximo y durará 121 días en su recorrido.

El control de la covid-19 centra la atención de la organización de los juegos, pero no los distrae de otros detalles; previendo la posibilidad de que los juegos sean objetos de un ciberataque, han establecido la creación de una unidad especial cibernética integrada por 50 personas dentro del Departamento de Supervisión Integrada del Personal de las Fuerzas de Autodefensa.

El Comité Tokio 2020 y los funcionarios japoneses barajan la posibilidad igualmente de crear un exclusivo Centro de Control de Enfermedades Infecciosas para los juegos; de todos modos los criterios definidos de las pautas a seguir estarían claros en los primeros meses del próximo año, sin considerar la vacuna como requisito. Japón no quiere otra postergación y está decidido a lograrlo, las ligas de fútbol y béisbol les están aportando información valiosa.